La Ciencia y el Hombre
REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Enero•Abril
de 2011
Volumen XXIV
Número 1
Editorial
El pleito de los agujeros negros
El padre Sol: el origen de la ritmicidad circadiana
La variación: manantial de especies
El abominable misterio de Darwin
Aprovechamiento de plantas y animales en Mesoamérica:
domesticación de especies
Un mil usos: el plátano
La feminidad en la muerte prehispánica
La importancia de la educación para reducir la inequidad
La decreciente salud reproductiva masculina
La corrosión atmosférica y su impacto en la economía veracruzana
La inocuidad en los alimentos: un derecho del consumidor
La interacción en el aprendizaje
RESEÑA / Reflexiones en torno al significado del tiempo y la historia económica
DISTINTAS Y DISTANTES, MUJERES EN LA CIENCIA
Lady Viruela: Mary Wortley Montagu
CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
Personalidad, perronalidad,avelanidad, pezonalidad...
NUESTROS COLABORADORES EN ESTE NÚMERO
Contenido
 

Un mil usos: el plátano

Blondy Beatriz Canto Canché
y Genny Margarita Castillo Ávila

¿Qué diría si alguien le comenta que el plátano es parte de nuestra canasta básica de alimentos? Cuando pensamos en alimentos básicos, siempre viene a nuestra mente el frijol, el arroz, la leche, la carne o el huevo, pero difícilmente pensamos de manera inmediata en el plátano. Sin embargo, es uno de los primeros alimentos sólidos que se les ofrece a los bebés después de la leche materna debido a su fácil digestión y su alto valor nutricional, pues contiene vitamina A, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6 y fibra; además, la fibra del plátano favorece la flora bacteriana benéfica y estimula la digestión. Su pulpa es rica en carbohidratos y en aminoácidos como la lisina, leucina y valina, entre otros. Es, sin duda, un alimento energético de bajo costo, ya que, dependiendo de la variedad, la pulpa contiene de 60 a 80 por ciento de almidón. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), un adulto sano promedio requiere de 2,000 a 2,300 kilocalorías al día, las cuales provienen principalmente del almidón. Cien gramos de pulpa de plátano contienen aproximadamente de 100 a 130 kilocalorías, es decir, el 10 por ciento de la dosis diaria recomendada. Como referencia, los cereales como el trigo, el arroz o el maíz contienen de 30 a 80 por ciento, y los tubérculos como la papa o la yuca, de 60 a 90. Así, el plátano es un alimento energético, nutritivo y de bajo costo que es consumido por familias de todos los estratos sociales.

En México se le utiliza como postre, entremés, colación (“refrigerio”) y como complemento de algunos guisos. Los principales productores y consumidores en el mundo son Nueva Guinea y los países del este de África, donde el consumo es de 200 a 250 kilos por persona cada año. Nuestro consumo no es tan alto, pero sí forma parte importante de nuestra dieta: en los últimos diez años ha sido de alrededor de 2 a 2.3 millones de toneladas al año, igualando o superando el de frijol, arroz, aguacate, limón y manzana, así como la carne de cerdo, de borrego y de vaca. Estos datos dejan clara la importancia del cultivo de plátano y su papel en la seguridad alimentaria de México, por lo que en este sentido forma parte de la dieta básica de los mexicanos. La próxima vez que piense en alimentos básicos, incluya el plátano en su canasta.

Los efectos benéficos de comer plátano son múltiples; es recomendable en casos de artritis, gota o úlceras, pues ayuda a neutralizar y a disolver los ácidos retenidos en el cuerpo, principalmente el úrico, el fosfórico y el sulfúrico. El plátano es también eficiente en el control del colesterol, la ansiedad y el sueño. Otro punto importante es que es un alimento rico en potasio, el cual contrarresta el efecto de retención de líquidos producidos por el sodio, y la eliminación del exceso de agua ayuda a reducir la presión arterial en el organismo. Por el contrario, su falta puede provocar debilidad de los músculos, taquicardia, sed y falta de apetito. Los atletas consumen frecuentemente plátano para obtener energía y potasio. Además, el plátano contiene otros minerales necesarios para nuestro metabolismo, como calcio, fósforo y magnesio.

De acuerdo a su forma de consumo, hay dos tipos de plátanos: los de postre, que generalmente se comen crudos, y los de cocción. En México, el término “plátano” se usa indistintamente, pero en otros países se denomina “banano” a los que se consumen como fruta cruda o fresca, y “plátano” a los que se cocinan. Los bananos contienen mayor humedad, lo que facilita la hidrólisis del almidón; durante la maduración del fruto el almidón se convierte en carbohidratos sencillos, como glucosa y fructosa, que le dan el sabor dulce al fruto. En el fruto del plátano el almidón permanece como tal, por lo que la pulpa cruda es insípida y de difícil digestión, pero la cocción la hace digerible y mejora su sabor.

Los bananos comestibles se originaron por cruzas y mutaciones naturales de una o de ambas especies silvestres: Musa acuminata y Musa balbisiana. Los genomas de estas especies, los cuales son diferentes, se conocen como genoma A y genoma B, respectivamente. De estas combinaciones se obtuvieron cultivares diploides (AA y AB), triploides (AAA, AAB y ABB) y tetraploides (AAAB, AABB y ABBB). En términos generales, los cultivares que tienen alta proporción del genoma A producen frutos dulces, mientras que los que tienen más del genoma B tienen mayor contenido de almidón en el fruto maduro.

Existe una gran variedad de plátanos y bananos; sus frutos pueden ser de diferentes forma y tamaños, y la pulpa varía desde el blanco hasta el amarillo intenso. Las plantas completas pueden verse también muy diferentes entre sí: unas variedades son robustas mientras que otras son más esbeltas; el tamaño de las inflorescencias y la campana o flor masculina varía en tamaño y color. La mayor diversidad se localiza en el sudeste de Asia, su centro de origen.

En los cultivos comerciales de plátanos y bananos un alto porcentaje de materiales se desperdicia, pues una vez cosechados los frutos la planta se elimina. ¿Qué se hace o se puede hacer con todos esos residuos? En ciertos países de África, Asia y Latinoamérica se utilizan algunos de estos materiales en la elaboración de productos alimenticios, artesanías, papel, cartón y otros productos.

A continuación se presenta una revisión de los diversos subproductos de los residuos agroindustriales del plátano.

Aprovechamiento de frutos

En las empacadoras de plátano se descartan toneladas de fruto que no cumplen con los requisitos para su comercialización, ya sea por estar dañados físicamente, por ser muy pequeños, etc., pero que son aptos para ser aprovechados, en algunos casos, incluso en la preparación de alimentos.

Harina. De los frutos verdes puede obtenerse harina o fécula. Para evitar el oscurecimiento de la pulpa que se produce después del pelado y durante la maceración, es recomendable someter el fruto al vapor antes de pelar la pulpa, cortarla y deshidratarla, lo que se conoce como escaldado. Éste es un método barato que facilita también la eliminación de la cáscara, sobre todo si no se cuenta con maquinaria especial de pelado. El escaldado también aumenta la solubilidad de la harina y disminuye su viscosidad, lo que es importante en algunos suplementos alimenticios, como las pastas para bebés.

Para su industrialización, la harina de plátano debe ser muy fina al tacto; para su almacenamiento y manejo se le adiciona más o menos uno por ciento de sustancias desecadoras, como carbonato de calcio. Esta harina puede ser utilizada entonces en la preparación de pudines, panes, helados, malteadas y otros productos.

Jaleas, mermeladas y golosinas. La pulpa de plátano se puede aprovechar también en la preparación de jaleas, mermeladas, jarabes y golosinas como los llamados Chips, que son hojuelas preparadas a base de rodajas secas y fritas de la pulpa del fruto verde y que se pueden acompañar de salsas agridulces o picantes o comerse sin aderezos. El tamaño de los chips es variado, y van desde rodajas pequeñas (cortes transversales del fruto) hasta un filete longitudinal.

La jalea, la mermelada y el jarabe se preparan a partir de la pulpa de frutos maduros. La pulpa se macera y se combina con almíbar o azúcar, según sea el caso. Para evitar su oscurecimiento, se deja reposar mezclada con un poco de jugo de limón. La mermelada se prepara adicionando azúcar o almíbar concentrados, y se cuece a fuego bajo mientras se mezcla. En algunos casos se adicionan pectinasas para mejorar su calidad.

Bebidas. Para la elaboración de bebidas alcohólicas se utilizan frutos maduros y sanos. Los frutos muy maduros pueden emplearse para preparar un jugo energético tipo “néctar”. Se puede utilizar agua caliente para evitar que la pulpa se oscurezca.

Las bebidas alcohólicas no destiladas (cerveza, vinillo) se preparan a partir de frutos maduros y sanos, los cuales se lavan abundantemente para eliminar microorganismos que pudieran arruinar la fermentación alcohólica. La pulpa machacada se mezcla en proporciones adecuadas con agua y levadura preparada previamente. La fermentación se realiza en un recipiente cerrado, adaptando una trampa para eliminar el dióxido de carbono que se produce durante la fermentación. El proceso casero o doméstico puede llevar aproximadamente veinte días, pero en la industria el tiempo se reduce significativamente mediante la adición de enzimas que hidrolizan el almidón de la pulpa. Al final se calienta o pasteuriza para detener la fermentación y evitar la degradación del etanol, tras lo cual se filtra y envasa.

Vinagre. Al igual que en la fermentación alcohólica, se emplean aquí frutos maduros. Se realiza primero una fermentación alcohólica, la cual se deja más tiempo para que el alcohol sea transformado en ácido acético; después de veinte días, se abre el envase, se recupera el líquido, se diluye para disminuir la concentración del alcohol y se traspasa a un recipiente de mayor capacidad porque se requiere oxígeno para la generación de ácido acético, donde se fermenta. El proceso lleva aproximadamente dos meses. El producto es un vinagre apreciado por su buen aroma y cuerpo.

Almidón y derivados. El almidón es uno de los compuestos biológicos más importantes y un componente vital en la dieta de humanos y animales. Prácticamente, la energía para vivir se obtiene del almidón. Además de su importancia en la industria alimenticia, es importante en la industria textil y del papel, en la fabricación de adhesivos biodegradables (biopegamentos) y en la elaboración de biopelículas y bioplásticos para la fabricación de la recubierta de tabletas farmacéuticas y muchos productos más.

Este polímero se obtiene de cereales, leguminosas y tubérculos, pero siendo el contenido de almidón del plátano equiparable a estas fuentes, los frutos que no son aptos para el consumo son una alternativa para este fin. La aplicación particular del almidón depende de sus propiedades físico-químicas: viscosidad, gelificación, esponjamiento y firmeza. Las variedades de plátanos y bananos contienen almidón con diferentes propiedades, por lo que sus usos pueden ser muy variados.

Aprovechamiento de hojas, pseudotallos y pinzotes

Fibras. Estos materiales tienen también múltiples aplicaciones. Particularmente se utilizan para extraer la fibra para elaborar artesanías (sombreros, abanicos, zapatos, bolsos, carteras, sacos, etc.) o para la obtención de la celulosa para la fabricación de papel. Las fibras también se usan para reforzar materiales compuestos. Debido a su baja dureza, disminuyen el nivel de desgaste en los equipos y tienen propiedades de aislante térmico y acústico, y actualmente han atraído el interés por ser biodegradables, renovables y de bajo costo. Para la producción de fibras se han utilizado Musa textil, M. balbisiana y sus híbridos, así como algunas variedades de M. acuminata. Los materiales se cortan, se extienden para un secado al sol durante dos o tres días y luego las fibras se extraen y se limpian. La resistencia de la fibra depende de la variedad usada. Las fibras más fuertes se emplean en la elaboración de cuerdas para barcos, las cuales son muy fuertes y flotan en el agua; las livianas se ocupan en la fabricación de artesanías y pasta para papel, y también se ha propuesto que se utilicen para la filtración de agua residual y como sustrato para el crecimiento bacteriano en la biorremediación de ambientes contaminados. En Filipinas, las fibras se usan en la confección de elegantes vestidos de novia y túnicas para las bodas. Las aplicaciones de las fibras son, pues, muy versátiles.

Celulosa y papel. La celulosa del plátano se obtiene de los pseudotallos y pizontes. Estos se cortan en piezas pequeñas y la celulosa se extrae calentándolos en álcalis como el hidróxido de sodio. Esta mezcla “cocida” se lava con agua para neutralizar el pH y se muele hasta obtener una pulpa. La masa gelatinosa (la celulosa) se separa por filtración y se aplica como película delgada sobre una superficie plana, que al secarse constituye el papel. El papel de plátano es de tipo artesanal, muy apreciado por artistas y decoradores de hogares, y es asimismo utilizado para hacer exquisitas invitaciones o hermosas artesanías. La textura depende del tamaño de las fibras, las más largas de las cuales producen un papel más resistente. La calidad de la celulosa de plátano es apta para elaborar también cartón.

Harina para alimentación animal. Los pizontes, pseudotallos y hojas se deshidratan y muelen para preparar una harina que se utiliza en la alimentación de cerdos y rumiantes, pero las propiedades nutricionales de estas harinas son bajas. Los residuos de las hojas tienen un alto contenido de cenizas y uno bajo de materia orgánica, por lo que su contenido energético es asimismo bajo, así como la proteína. También ha crecido la tendencia de dar a los cerdos los frutos de plátano, sobre todo cuando se combina la producción comercial de aquel y la cría de cerdos, pero esta práctica resulta costosa al final porque los animales demoran mucho en alcanzar el peso de venta. Los plátanos son una rica fuente energética, pero casi nula de proteína, por lo que algunos porcicultores incluyen harinas o pastas de soya y sorgo para complementar la nutrición. Otros opinan que se obtienen mejores resultados si las harinas se restituyen en leche.

Bioenergía. Las hojas, pizontes y pseudotallos puede emplarse para generar biocombustibles, como el biogás metano o el bioetanol. El primero se obtiene por acción bacteriana en recipientes cerrados, mientras que el segundo se genera mediante la fermentación alcohólica de los azúcares obtenidos de la hidrólisis de la celulosa y hemicelulosa. Para la generación de biocombustibles también pueden aprovecharse los frutos dañados, y para el metano hasta los podridos,siendo así una alternativa para eliminar de las fincas plataneras las hojas infectadas.

En México, el plátano es uno de los principales cultivos agrícolas. Nuestro país ocupa el octavo lugar como exportador y nuestro consumo per cápita es superior al del frijol y arroz. La producción anual de plátano en México es de alrededor de dos millones de toneladas, pero el racimo de frutos representa menos de la quinta parte del peso de la planta, lo que da una idea de la enorme cantidad de pseudotal los, hojas y pizontes que se derivan de la producción bananera. Algunos de estos se aprovecha en diferentes formas, pero la gran mayoría todavía se desperdicia.

En el centro de nuestro país existe la costumbre de preparar estas hojuelas, que se ofrecen en venta a los turistas o viajeros. La industrialización comercial de los chips de plátano es relativamente reciente en México, pero ya están en la lista de los productos industriales más solicitados. En algunas ferias del sureste también puede verse la preparación del plátano al estilo de las papas a la francesa: tiras rectangulares de aproximadamente seis centímetros que se fríen y sirven como botana. Estas, sin embargo, son menos comunes que los chips.

La próxima vez que coma usted plátano o se le maduren demasiado en su alacena u oscurezcan en su refrigerador, piénselo bien antes de tirarlos, ya que puede preparar algo muy rico y nutritivo con ellos.

Para el lector interesado

Flores G., E., García S., F.J. Flores H., E., Núñez S., M.C., González S., R.A. y Bello P., L.A. (2004). Rendimiento del proceso de extracción de almidón a partir de frutos de plátano (Musa paradisiaca). Estudio en planta piloto. Nota. Acta Científica Venezolana, 55, 86-90.
García A. y Martínez R.M. (1999). Uso de follajes del plátano en la alimentación del cerdo. Revista Computarizada de Producción Porcina, 6,66-74.
Mena E., X., Barahona, F., Canto, B., Rodríguez, R., Solís, S., Rivera, G., Canche, G., Tzec, M., Domínguez, J. y Alzate, L. (2008). Optimización de pretratamientos para la sacarificación de residuos de plátano para la posterior obtención de etanol. Ponencia en el Congreso Latinoamericano de Biotecnología Ambiental, II Congreso Latinoamericano de Biotecnología Algal y V Simposium Internacional sobre Bioprocesos más Limpios y Desarrollo Sustentable. Xalapa,Ver., México, 5 a 10 de octubre.
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural , Pesca y Alimentación (2009). . Anuario estadístico de la Sagarpa-SIAP, 1998- 2007. Disponible en línea: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/