REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Volumen XXIII
Número 3
Editorial
Los aminoácidos, eslabones de vida
Para la hipertensión, la jamaica
El cerebelo y sus lesiones
Trypanosoma cruzi y endotelio: ¿paraíso o campo de batalla?
¿Síndrome metabólico o nuevas costumbres?
Utilidad de las redes en la prevención de epidemias
Los helechos y el bosque de niebla
Las semillas de la magnolia
La productividad ecosistémica: ¿una estrategia empresarial?
Biomonitores: desenmascarando a los tóxicos
Tecnologías de la información y cambio climático
Y la simetría, ¿qué es?
CUENTO / Legado sombrío
DISTINTAS Y DISTANTES, MUJERES EN LA CIENCIA / Sofia Kovalevskaya o el camino poético de la matemática
CURIOSIDADES CIENTÍFICAS / El Camino de la Ciencia en Veracruz
NUESTROS COLABORADORES EN ESTE NÚMERO
Contenido
 

Tecnología de la información y cambio climático

Octavio Castillo Reyes

El cambio climático una preocupación para toda la humanidad. El clima de nuestro planeta está influido por factores como la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, emitidos por todos los sectores de la economía. Desde 1970, la producción de GEI ha aumentado en más de 70%, provocando cambios en los patrones climáticos. A consecuencia de ello, se espera que los efectos globales del cambio climático, asociados a efectos causales tales como la creciente deforestación, puedan aumentar el riesgo de inundaciones y sequías debidos a graves perturbaciones atmosféricas y oceánicas, lo que afectará tanto a los ecosistemas naturales como al hábitat humano.

Los avances tecnológicos y el alza desmedida en el consumo de tecnologías de información y comunicación (TIC) se han vuelto uno de los factores causantes del calentamiento global, y su contribución se estima en 2-2.5% del total de GEI. Los cientos de millones de computadoras y más de mil millones de televisores que nunca se apagan por la noche en los hogares y en las oficinas aportan 40% del total de GEI producidos por las TIC (esto equivale a un gigatón de CO2), los servidores y sistemas de refrigeración contribuyen con 23%, las líneas fijas de comunicación generan 15%, las comunicaciones móviles 9%, las redes de área local y sites de telecomunicaciones 7% y, por último, las impresoras 6%. Sin embargo, como la industria de las TIC está creciendo de manera continua y a un ritmo más acelerado que el resto de la economía, este porcentaje puede aumentar en el corto plazo.

En contraparte, las TIC contribuyen de manera indirecta al control de GEI; el monitoreo ambiental y las redes de comunicación que existen en todo el mundo hacen posible la toma de decisiones oportunas en la prevención y corrección y son el sostén de las medidas de emergencia antes, durante y después de una contingencia ambiental.

En efecto, las TIC pueden contribuir a la solución integral del cambio climático, y por este motivo los países están obligados a adoptar medidas relacionadas con la transferencia de tecnología, el financiamiento, la agricultura, los seguros, la deforestación, la adaptación, la mitigación, el desarrollo de nuevas políticas para la vigilancia y el uso de tecnologías verdes, entre otros. Los tratados internacionales y las políticas nacionales intentan enriquecer las actividades mundiales encaminadas a mitigar el cambio climático y a adaptarse al mismo. “Si bien es importante seguir tratando de reducir las emisiones de GEI, la mitigación por sí sola no es suficiente y no se percibirá antes de la segunda mitad del siglo XXI”, afirma la Organización de Estados Iberoamericanos.

Las tecnologías de la información y la comunicación desempeñarán un papel esencial en la lucha contra el cambio climático, ya sea en la vigilancia, la predicción o el apoyo en la adaptación al mismo.

El aporte de mayor relevancia que tienen las TIC en la previsión meteorológica, la predicción y detección de los desastres naturales, es a través de sistemas de observación especializados, como los de la Organización Meteorológica Mundial, que es un sistema que registra cambios atmosféricos y de la superficie terrestre, incluidos los océanos, y el Sistema Mundial de Telecomunicación, que lleva a cabo el intercambio en tiempo real de un gran volumen de datos entre los centros meteorológicos. Sin embargo, no sólo participan en el plano de la vigilancia, sino que hacen su aporte en otro campo, que es la reducción de carbono debido a la disminución o sustitución de la necesidad de viajar. La industria de las TIC ofrece una serie de herramientas y servicios que puede sustituir a los viajes, en particular los de negocios, ofreciendo desde soluciones mundanas, como e-mail, llamadas telefónicas o mensajes de texto, hasta soluciones sofisticadas, como videoconferencias de alto rendimiento.

Asimismo, se pueden utilizar los llamados sistemas de transporte inteligente, que incluyen electrónica avanzada, comunicaciones y sistemas informáticos para aumentar la eficiencia y seguridad del transporte por carretera, los que se utilizan en aplicaciones tales como conducción ecológica, tarificación de la congestión, gestión del tráfico y optimización del estacionamiento. Otra opción es la desmaterialización, que consiste en el reemplazo de los átomos por los bits, como en el caso de la disminución en la distribución física de películas y música pregrabadas (como DVD y CD) y en el aumento dentro de la distribución de estos materiales en línea mediante formatos digitales.

El calentamiento del planeta ya está en marcha y es urgente contar con estrategias de adaptación, especialmente en los países pobres, que ya están resintiendo desproporcionadamente los efectos, ya que su capacidad para adaptarse y atenuar los efectos del cambio depende de las circunstancias socioeconómicas, medioambientales y de la disponibilidad de información y de tecnología.

Por último, es preciso mencionar que las TIC, como herramienta inherente al desarrollo de la sociedad actual, tienen el potencial de ayudar a encontrar una solución a la reducción del 97.5% restante de las emisiones mundiales de otros sectores de la economía. Es necesario trabajar de manera cooperativa y coordinada para lograr aumentar la productividad y ahorrar tiempo y dinero mientras se reduce la huella de carbono.

Para el lector interesado

International Telecomunication Union (2009). A looming crisis: What is climate change. Disponible en línea: http://www.itu.int/themes/climate/.

Organización Meteorológica Mundial (2009): La OMM y el cambio climático. Disponible en línea: www.wmo.int/pages/index_es.html.

Intergobernmental Panel on Climate Change (2009). Climate Change 2007:?????

Impacts, Adaptation and Vulnerability. Disponible en línea: http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg2/ar4-wg2- intro.pdf).