Editorial
      ¿Contaminando con sus jeans?
     
      El medio ambiente y los límites a la globalización
     
     

La responsabilidad del investigador en la divulgación de la ciencia

     
      El pinabete: una especie en peligro de extinción
     
      El monitoreo de las plantas invasoras
     
      El piñoncillo mexicano: fuente de energía renovable
     
      Las colas de caballo: plantas únicas
     
      Receptores a estrógenos α y β en células normales y cancerígenas
     
      Calidad del semen y contaminación
     
     

Inglés universitario: Sitio WEB E4U

     
      Ambientes virtuales de aprendizaje
     
      ENTREVISTA
     
      Juan Tonda Mazón: Hay una necesidad imperativa de divulgar la ciencia en México
     
    RESEÑA
     
    Adalberto Tejeda Martínez:
Variaciones climáticas y otras notas
     
      DISTINTAS Y DISTANTES: MUJERES EN LA CIENCIA
   

 

      Hildegarda de Bingen: la voz silenciada de la ciencia medieval
     
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
     
      Más que un simple papel
   
 
     

Ambientes virtuales de aprendizaje

Manuel Salvador Luzanía Valerio 

Vivimos en una época en la que los cambios tecnológicos parecen invadirnos en todas las áreas de nuestra vida diaria. Los adelantos en medicina han permitido que muchas enfermedades hayan sido erradicadas, produciendo con ello un aumento en la esperanza de vida de la población mundial; sin embargo, indiscutiblemente una de las áreas en las cuales la expansión ha ocurrido más rápidamente es la red de telecomunicaciones. Estas tecnologías de la información y comunicación ( TIC ) han hecho posible el desarrollo de la telefonía móvil (teléfonos celulares), y sobre todo lo que conocemos como ciberespacio o la internet. Y es que nuestra sociedad está adentrándose a la internet de un modo tan vertiginoso que en muchos lugares se ha hecho indispensable estar conectados a la red mundial; las transacciones económicas de los bancos dependen de la conexión de sus servidores a la internet, y muchas universidades se han vuelto dependientes de este sistema de comunicación, pues sus procesos administrativos y académicos están en alguna plataforma informática vía web que, desde el punto de vista tecnológico, ofrece un espacio de interacción en este mundo globalizado.

El desarrollo tecnológico no ha sido del todo malo; es cierto que tiene sus deficiencias, pero las tecnologías de la información y de la comunicación a través de internet ofrecen una alternativa excelente para llegar a los lugares más apartados geográficamente y permiten a las personas construir el conocimiento para revalorar sus acciones y vivir en armonía con su entorno. El ambiente virtual no debe ser visto como un componente que aísla a la persona; por el contrario, el espacio que ofrece la internet a través de la virtuali dad nos conduce a nuevas posibilidades comunicativas y relacionales.

La palabra "virtual" proviene del latín virtus , que significa fuerza, energía, impulso inicial. Así, como dice un autor, "la virtus no es una ilusión ni una fantasía, ni siquiera una simple eventualidad. La virtus es real y activa, fundamentalmente actúa. Es a la vez la causa inicial en virtud de la cual el efecto existe y, por ello mismo, aquello por lo cual la causa sigue estando presente virtualmente en el efecto. De esta manera, lo virtual no es ni irreal ni potencial: lo virtual está en el orden de lo real".

Lo que comúnmente llamamos "virtualidad" y que generalmente asociamos con internet no deberíamos relacionarlo con el anonimato en la red, ni mucho menos con la irrealidad, sino que debiera ser una oportunidad más para interactuar y profundizar el desarrollo personal de los individuos y sus virtudes sociales. Para los profesores también representa un desafío enorme pero ineludible: mostrar que las relaciones humanas exigen responsabilidad, honestidad y respeto sin importar los canales por los que se utilicen ya que no existen reglas nuevas; con las de siempre nos basta y sobra, y únicamente tenemos que trasladar todos los principios y valores de una sociedad como tal a un ambiente virtual de aprendizaje, pues al final de cuentas somos seres humanos interactuando en la red.

La ventaja que ofrecen hoy día las tecnologías de la información y comunicación nos hablan de la incorporación de diferentes formas de representación de información con la aparición de los multimedios (texto, audio, video) que hacen posible que la forma de representar el contenido pueda ser atractivo; sin embargo, debemos tener presente que el solo hecho de utilizar la tecnología no significa que el aprendizaje esté garantizado; antes bien, se debe centrar en una mediación pedagógica que considere sus tres vertientes: desde el contenido, el aprendizaje y la forma, por lo que el diseño de ambientes virtuales de aprendizaje es mucho más que un proceso a través del cual se convierten y adaptan recursos multimedios.

Comunidades sociales y virtuales

Un concepto que ha surgido de las relaciones en la internet es el de las llamadas "comunidades virtuales", el que describe las nuevas formas sociales de vida, que si bien no cubren las formas comunes o todos los aspectos que surgen en el ciberespacio, sí representan un fenómeno interesante en cuanto a las relaciones sociales.

Una comunidad virtual es una entidad social que está compuesta por un cierto número de personas que se relacionan entre sí y que utilizan un tipo de tecnología en común. Esta comunidad virtual está compuesta por seres humanos, quienes hacemos uso de palabras escritas a través del correo electrónico, o habladas a través de videocámaras. La intención de llevar a cabo este tipo de experiencias varía de acuerdo a la persona: algunos las empleamos para encontrar amigos, otros para realizar transacciones económicas, informarnos e incluso jugar; sin embargo, para la supervivencia de este tipo de comunidad debe existir cooperación, comunicación y sobre todo interacción.

El desafío de reunir seres humanos que viven en el mundo real y que pasan parte de su tiempo y de sus vidas frente a una pantalla de computadora con la finalidad de encontrar un lugar agradable donde compartir ese espacio social imposible de organizar en la vida real, hace que una comunidad virtual funcione como tal, para lo cual debe haber algún factor de unión, un eje común. Tal eje común se establece al no haber diferencias entre los participantes, no fijarse en quién está compartiendo nuestro grupo y aceptarlo por su forma de presentarse. Para aquellos a quienes alguna diferencia física, alguna capacidad diferente, alguna incapacidad de mayor o menor gravedad les dificulte encontrar lugar en grupos sociales, la red les permite ser tratados como iguales, como pensadores, como transmisores de ideas y de sentimientos.

Una interacción significativa en un ambiente virtual se ve concretada en espacios de diálogo a partir de esas comunidades virtuales y otros medios digitales; está formada por nosotros mismos, seres humanos capaces de sentir y de manifestarnos con nuestros propios valores en este medio.

El reto es cómo interactuar de forma significativa con este entorno cada vez más globalizado, y es que cada día las tecnologías de información y comunicación están al alcance de un mayor número de personas y contribuyen a una comunicación de grupos e incluso a una interacción personalizada; pese a ello, no debemos dejar a un lado nuestras costumbres, valores, idiosincrasia: nuestro ser.

El sociólogo español Pablo Navarro sostiene que la internet es una plataforma tecnológica capacitada para resolver con cierta eficacia cuatro de los problemas básicos de cualquier medio de comunicación. En primer lugar, el problema de la extensión, es decir, el alcance de la comunicación que el medio posibilita; en segundo término, el problema de la intención, el contenido más o menos rico y diversificado de la información que el medio en cuestión puede comunicar; en tercer lugar, la conectividad, o sea, la capacidad de conexión más o menos restringida entre los nodos de la red; por último, el problema del tiempo, esto es, el retardo mayor o menor que hay entre la producción de la información y su efectiva comunicación a través del medio.

El mismo Navarro agrega que "no vivimos en una sociedad; nosotros mismos somos sociedades andantes, sociedades representadas en nuestras conciencias individuales, que interactuamos en calidad de 'sociedades individualizadas', y a través de esa interacción producimos y reproducimos de nuevo".

De esta manera, al crear comunidades virtuales, estamos hablando de pequeñas sociedades que interactúan y dan forma a esa comunidad virtual, que a su vez está formada por las comunidades individuales que, al formar ese todo, están interactuando como una sola sociedad; las personas que la conforman son creativas, pues la creatividad no sólo está presente en los campos tradicionalmente reconocidos -como la pintura, la música o la poesía-, sino también en nuestros momentos de transformación, aquellos en los que entramos en contacto con nosotros mismos y con cada una de nuestras experiencias individuales. Es por eso que cuando nuestra perspectiva psicológica cambia, nuestros grados de libertad se expanden y experimentamos la verdad y nuestro ser, somos entonces creativos y allí se revela nuestro verdadero yo.

Creación de ambientes virtuales de aprendizaje

Se crean los ambientes virtuales de aprendizaje trasladando la conformación de estas comunidades virtuales a un espacio de educación, los cuales se forman por la relación de las personas con ellas mismas, así como por la interacción que se da con las demás y con los materiales de aprendizaje; es una expresión de amor y de arte, algo por lo que se sienten plenas y satisfechas. Es cierto que el movimiento se construye a partir de la acción, y por tanto hay que involucrarse en el aprendizaje para convertirse en un participante activo en lugar de ser un receptor pasivo, para que de esta forma ese aprendizaje sea significativo.

Al crear ambientes de aprendizaje en los que el que aprende tiene la libertad para elegir aquellas actividades que redundarán en su mejor interés y los profesores para crear un aprendizaje espontáneo y autodirigido en la educación presencial, de igual modo en el entorno virtual esta parte es fundamental para que pueda ocurrir una interacción significativa en este nuevo ambiente de aprendizaje que permita aflorar la creatividad de la persona.

En este sentido, la internet ofrece la posibilidad de corregir las deficiencias de la formación a distancia tradicional al poner a nuestra disposición diversos medios de apoyo que posibilitan incluso la creación de grupos de trabajo, a fin de propiciar una interacción entre los miembros de la comunidad virtual, y esto sin mencionar las ventajas de la flexibilidad de horarios y la posibilidad de conectarse desde nuestro hogar o centro de trabajo.

Normalmente, la tecnología se desarrolla un poco más rápido que su aplicación, pero necesitamos ser más creativos ya que no podemos abordar los nuevos retos siguiendo viejos paradigmas o reproduciendo modelos de formación en un nuevo entorno. No se trata de desechar el modelo de formación a distancia tradicional, pero hay que hacer frente a los nuevos requerimientos de los alumnos y aportar cosas interesantes a los programas académicos en general a través de la creación de ambientes virtuales de aprendizaje mediados pedagógicamente.

Un aspecto importante para llevar a cabo un ambiente virtual de aprendizaje es el referido al tipo y calidad de materiales de que se dispone para estos programas. La calidad de la información no debe perderse en las innovaciones tecnológicas, y el diseño debe ser atractivo y motivar al usuario sin distraerle; tampoco se trata de conseguir una demostración de la habilidad tecnológica, sino de ofrecer una imagen que facilite la comprensión y despierte el interés de los alumnos. Así, los foros de participación, las comunidades virtuales y la realización de casos prácticos contribuyen a una mejor formación, pues recordamos más y mejor todo aquello en lo que hemos participado en forma activa. La realidad es que la interacción ayuda al aprendizaje, por lo cual en las comunidades virtuales de aprendizaje el énfasis está puesto en la participación conjunta de experiencias socioculturales y colectivas relevantes y auténticas; de ahí que se enfatice el trabajo cooperativo y la construcción del conocimiento grupal.

En los años treinta, el economista británico John Maynard Keynes decía que los avances tecnológicos se desarrollarían a una velocidad tal que superaría nuestra capacidad de atender las nuevas necesidades de la sociedad. Entraríamos así a una sociedad del conocimiento que exigiría una adaptación continua de nuestras competencias. Y es que Keynes tenía razón, porque esas "competencias" de las que hablaba, efectivamente han dejado de lado la parte social y humana en la educación actual. Es por eso que necesitamos que esas competencias en verdad formen integralmente al alumno, y que efectivamente el cambio tecnológico sea para el bien de la humanidad y no para su destrucción. En consecuencia, los sistemas de enseñanza deben estar preparados para incorporar a todas las personas -sean niños, adultos o ancianos- a las exigencias educativas actuales y aprovechar el uso de las nuevas tecnologías de información para la creación de comunidades virtuales, y en particular ambientes virtuales de aprendizaje. La tecnología debe ser un recurso al servicio del proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que el proyecto pedagógico debe ser fundamental para el logro de este aprendizaje.

Educación en línea: ¿el futuro de la educación?

En los últimos años han aparecido gran cantidad de ofertas de cursos on line . Los hay de muy diversos tipos: desde cursos a distancia que sólo usan el correo electrónico o un pequeño sitio web para apoyar el sistema tradicional de enseñanza a distancia, hasta aquellos a los que solo se puede acceder usando la computadora y revisando todo el contenido a través de la red. En este último grupo también se pueden distinguir los que ofrecen al alumno un contenido previamente escrito en una web para ser trabajado, o los que introducen diversas actividades a realizar por los educandos en colaboración con los profesores y entre ellos mismos.

Ahora bien, a la integración del contenido con el ambiente donde se desarrolla el mismo se le conoce con el nombre de ambientes virtuales de aprendizaje , los que son el resultado de una utilización apropiada de las nuevas tecnologías de la información y comunicación y que vienen a reforzar las técnicas de ambientes virtuales de aprendizaje, así como la enseñanza en cuanto al trabajo de colaboración entre estudiantes y profesores.

Los ambientes de aprendizaje no se circunscriben al espacio escolar o a la educación formal, ni tampoco a una modalidad educativa en particular; antes bien, se trata de espacios en los que se crean las condiciones para que el individuo se apropie de nuevas experiencias, de nuevos elementos que generen en él procesos de análisis y reflexión y construya así nuevos conocimientos. Se les llama "virtuales" en el sentido de que no se llevan a cabo en un lugar predeterminado y en que el elemento de la distancia está presente.

Desde el surgimiento de los ambientes virtuales de aprendizaje se ha buscado la manera de vincular en ellos todos los aspectos informáticos, por lo que actualmente tienen incorporados elementos multimedia -es decir, que hacen uso de la vinculación entre imagen y sonido-, y en muchos de los casos videos que se utilizan para brindar alguna información o bien explicar determinados contenidos.

¿Qué importancia tiene la utilización de estos entornos en la enseñanza? El actual modelo educativo se basa en la recepción de información por parte del alumno; cuando se habla de enseñanza, los profesores se ven impartiendo un contenido a un grupo de estudiantes que coinciden en tiempo y lugar, es decir, en forma sincrónica; es lo que conocemos como educación presencial. Sin embargo, para lograr el cambio de actitud en un ambiente virtual de aprendizaje es necesario que tanto el profesor como los alumnos asuman nuevos roles, toda vez que el interaprendizaje y el autoaprendizaje son básicos para que estos ambientes virtuales puedan generar un aprendizaje significativo y logren su cometido: la construcción de conocimientos. Los contenidos se deben programar de forma lógica y funcional para que permitan diferentes modelos formativos en los que cada persona marque su ritmo de aprendizaje. En definitiva, la motivación, teoría, práctica y tecnología deben aliarse en cada proyecto de este tipo.

Queda claro que la utilización de los ambientes virtuales de aprendizaje nos proporciona una gama de posibilidades que, si son bien utilizadas, nos brindarán un resultado sumamente provechoso. Pero, como ocurre con todo lo nuevo, no es un producto acabado y aún tiene que perfeccionarse.  

Para el lector interesado

Castellano, H. M. (1999).Desvirtuando la virtualidad. Contexto Educativo , 1 (2), noviembre.

E-Learning: ¿el futuro de la formación? Disponible en línea: http://www.rrhhmagazine.com/articulo/elearning/elearning1.asp.

Formación para el siglo XXI: ¿convencional, a distancia u online? Disponible en línea: http://www.rrhhmagazine.com/articulo/elearning/elearning2_1. asp.

García V., J. L. (2003). Entornos virtuales de enseñanza. ¿Un sistema didáctico? Contexto Educativo , 28(5), abril.