Editorial
      El parteaguas: fábula robótica
     
      Los modelos experimentales en el estudio de las emociones
     
     

La relación de consecuencia lógica

     
      La fábrica de la histeria
     
      ¿Te caen bien los murciélagos?
     
      Primates, víctimas de la mezquindad del hombre
     
      La importancia del olfato en los primates
     
      La informática y el adulto mayor
     
      La agroindustria y sus coproductos: oportunidad interdisciplinaria
     
     

Tortillas de maíz: una tradición muy nutritiva

     
      Obesidad síndrome metabólico y cáncer: fallas al compás del reloj
     
    Tuberculosis bovina: ¿zoonosis re-emergente?
     
    Genotoxicidad y potencial teratógeno
     
      ENTREVISTA
     
      Jacobo Finkelman: Construir la equidad en un sistema inequitativo
     
    RESEÑA
     
    Ginzburg C. Señales. Raíces de un paradigma indiciario
     
      DISTINTAS Y DISTANTES: MUJERES EN LA CIENCIA
   

 

      Sor Juana Inés de la Cruz y la ciencia en un sueño
     
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
     
      Ser o no ser bello
   
 
     

El parteaguas: fábula robótica

José Negrete Martínez

En el rellano de la escalera que conduce a la biblioteca, a un lado de la puerta, hay un improvisado pizarrón en que se lee en broma: “No se siente aquí nadie que no sepa matemáticas”. Al otro lado de la puerta, una placa dice “Biblioteca Dr. Gabino Jonemar”. En uno de los confortables sillones azules, Enrique está leyendo una revista. Los demás estudiantes llegan a sentarse alrededor y le preguntan: “¿Aquí dormiste?”, a lo que él responde: “No, pero los esperaba para leerles este artículo que publicó el doctor Jonemar en la revista La Ciencia y el Hombre. Escuchen:

“Había una vez un robotito llamado OWS (acrónimo de Omni World Solver, como se denominaba al prototipo que sin representación del conocimiento salía de la fábrica). El OWS pretendía resolver todo problema que el mundo le pusiera, aunque solo daba soluciones a problemas de juguete. Se trataba de un robot inmaduro. El robot SIMON, su abuelo, le había hecho creer que resolvería cualquier problema porque con la programación que le había instalado (medios-fines1) el robotito le ganaba algunas partidas de ajedrez con gran habilidad. Pero llegó el momento en que OWI, como le decían sus abuelos, empezó a notar que su memoria había sido aumentada y que ahora podía visualizar mejor el tablero. El abuelo SIMON constataba orgulloso que el nieto, al ubicar mejor la función de las piezas, podía vencerlo la mayor parte de las veces. Ya tenía una memoria reestructurable. Ahora OWI tenía la habilidad adicional de ‘mnemotecnizar’2 mucho mejor las partidas anteriores: una nueva habilidad al propósito de vencer al abuelo SIMON.

A medida que crecía, OWI notaba que si se instrumentaba en él un cambio mecatrónico, este se veía seguido de una mejoría perceptual, que terminaba a su vez por producir una nueva habilidad, la cual se incorporaba a su repertorio de habilidades inteligentes ya adquiridas. Su otro abuelo, NILSSEN, esperaba este momento para hacerle saber al robotito que ya era casi un adulto y que lo que le faltaba era sólo el poder de autohabilitarse. El abuelo NILSSEN comentó con el abuelo SIMON que le agradecía que hubiera hecho evolucionar a OWI hasta este punto, pero le advirtió que ya era su turno para evitar que OWI se superespecializara algunas de las habilidades adquiridas en detrimento de las otras, detrimento que se conoce entre los robots como la ‘abominable inteligencia artificial’3. También agregó que ahora él sería quien iniciara al robotín en los secretos del razonamiento lógico, y cuando llegara el momento adecuado le confiaría el ‘vergonzoso secreto’. Por lo pronto, NILSSEN apartó a OWI de los juegos de mesa para proponerle problemas cotidianos y le enseñó a razonar lógicamente sobre ellos. Pero un día OWI le preguntó al abuelo NILSSEN por qué tenía que concluir algo con premisas incompletas, a lo que, jubiloso, respondió éste: ‘Hijo mío, has descubierto el vergonzoso secreto. Trabajaremos de hoy en adelante con tu razonamiento abductivo,4 que te preparará para poder ya ser un Robo sapiens’5. Pero OWI dio un giro y se fue muy orondo. Iba presuroso a probar con las robotitas del corredor sus recién adquiridas emociones”.

1 Técnica de la inteligencia artificial en la que, dado un estado-solución, se busca el mejor medio que lo acerque al estado de solución final.
2 El término está usado aquí como el proceso de organizar la memoria en pedazos (chunks) complejos y ad hoc para cierta habilidad.
3 Performance Programs, de Nils Nilssen.
4 Entendido como la inferencia de la mejor explicación.
5 En el sentido que le da Negrete Martínez.


Para el lector interesado

Atocha, A. (1988). La abducción como cambio epistémico: C. S. Peirce y las teorías epistémicas en inteligencia artificial. Analogía Filosófica, 12(1), 125-144.

Negrete-Martínez, J. (2005). Three steps to Robo Sapiens. En D. Slezak y cols. (Eds.): Rough sets, fuzzy sets, data mining, and granular computing (Part II). Berlín: LNAI Springer-Verlag.

Newell, A., Shaw, J. C. y Simon, H. A. (1959). Report on a general problem- solving program. Proceedings of the International Conference on Information Processing, 256-264. Nilssen, N. (1995, Summer). Eye on the price. AI Magazine, 16(2), 9-16.

Anders, J. y cols. (2006). The Cambridge Handbook of Expertise Performance. Cambridge, MA: Cambridge University Press.