Editorial
       
      Las matemáticas en la Estética
     
      Neurotoxinas: entre la muerte y el éxtasis
     
     

Biocombustibles: su uso y relación con el calentamiento global

     
      Los ladrillos cocidos y el aceite quemado
     
      Alias el mapache
     
      Plantas mágicas o curativas: cataplasmas, emplastos, tés y cocciones
     
      ¡A movernos! ¡basta de sedentarismo!
     
      La parálisis cerebral
     
      La Depresión
     
     

Bases biológicas del suicidio

     
      La depresión y el proceso creativo
     
      ENTREVISTA
      Manuel Martínez Morales:
necesario socializar el conocimiento
     
      TRADUCCIÓN
      Conservación internacional:
privatizando la naturaleza y robando biodiversidad
     
      DISTINTAS Y DISTANTES: MUJERES EN LA CIENCIA
      María la Hebrea:
la alquimia como ciencia experimental y el preludio de la química
     
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
      La suma de todos los premios
   
 
     

EDITORIAL

Estamos de fiesta. Y no es para menos, pues con este número damos comienzo al vigésimo volumen de nuestra revista.

En otras palabras, cumplimos ya veinte años de publicarla sin haber fallado en tal tarea ni una sola vez. Primeramente bajo la atinada dirección del afamado escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño a lo largo de doce años, y ahora en que nos ha tocado a nosotros esa enorme responsabilidad desde hace ocho, La Ciencia y el Hombre se ha vuelto una de las poquísimas revistas de divulgación científica y tecnológica más constantes en nuestro país, constancia a la que suma una innegable calidad en los contenidos de cada uno de sus números. Por eso estamos de vestidos largos, y, como lo exige haber logrado una meta de esta trascendencia, debemos celebrarlo debidamente a lo largo de este año 2007.
Es por eso que hemos preparado un programa que dé cuenta del esfuerzo realizado mediante diversos actos acordados por el Comité Editorial.
Queremos, en primer lugar, conocer de cerca los problemas que implica la publicación de otras revistas como la nuestra, para lo cual llevaremos a cabo el próximo mes de mayo un simposio de editores de las revistas de divulgación científica del país, el que mucho nos servirá para establecer contactos, fijar rumbos y empaparnos de todo aquello que concierne a esta apasionante labor.
Queremos escuchar también las voces más lúcidas en el área de la divulgación en México, de modo que hemos procedido a organizar un ciclo de conferencias que, dictadas a lo largo del año, nos permitan conocer los diversos puntos de vista que existen en este terreno en la voz de renombrados especialistas.
Dichas conferencias serán integradas en un número especial, de modo que puedan ser accesibles a todos nuestros lectores y a los interesados en las formas de divulgar –socializar dirán otros– el conocimiento científico y tecnológico, el cual seguramente verá la luz a fines del año que corre o a comienzos del próximo.
Como una forma de recompensar el empeñoso trabajo de nuestros colaboradores, La Ciencia y el Hombre ha establecido el Premio de Ensayo Científico, el cual se otorgará anualmente a los autores que hayan contribuido con sus textos en el año inmediato anterior, en el marco de un acto de celebración durante la ya tradicional Feria Internacional del Libro Universitario que lleva a cabo nuestra Casa de Estudios. Si bien puede parecer una forma modesta de gratificar los mejores ensayos, para nosotros significa literalmente oro molido, pues hemos atestiguado el compromiso y el esfuerzo de dichos autores.
Por último, pero no menos importante, hemos decidido presentar los tres números que conforman este volumen en todas y cada una de las regiones que atiende la Universidad Veracruzana , de manera que los estudiantes, profesores y público interesado pueda tener un permanente y fácil acceso a nuestra publicación.
Creemos que con estas acciones La Ciencia y el Hombre se seguirá proyectando en nuestro ámbito para que muchos de quienes pretenden divulgar el conocimiento hallen en nuestras páginas el espacio amable que merecen.
Entretanto, los lectores encontrarán en el presente número la diversidad acostumbrada en sus contenidos: desde las nuevas tecnologías en la cocción de las tejas, hasta las propiedades medicinales de las plantas; desde los efectos neuronales de diversos agentes tóxicos, hasta la descripción detallada del papel de las mujeres en la ciencia. Hoy, como siempre, sean bienvenidos los lectores a estas páginas, entradas ya en una sólida mayoría de edad.