Editorial
      La creatividad como técnica intelectual
     
      Los rumbos del universo en El Tajín
     
      Electrones cacarizos
     
      Esteroides anabólicos: bonitos por fuera, muy malos por dentro
     
      Cambio climático global: ¿una realidad ignorada?
     
      La salicaria purpúrea: invasión y destrucción de humedales y vida silvestre
     
      Paisajes veracruzanos: breve historia de manejo
     
      Los usos y maravillas de la jamaica
     
      Hongos en los alimentos... ¿estamos realmente informados?
     
      Los abonos naturales
     
      Cuidar a un enfermo, ¿pesa?
     
      ¿Por qué les caigo mal si soy de sangre dulce?
     
      La gripe aviar: ¿nueva amenaza para la salud?
     
      ENTREVISTA
     
      Mario Caba:
semilla y motor de la investigación biológica en la UV
     
      DISTINTAS Y DISTANTES: MUJERES EN LA CIENCIA
   

 

      Oliva Sabuco: una científica del Renacimiento español
     
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
     
      La niña que imaginó Plutón
   
 
     

La salicaria purpúrea:
invasión y destrucción de humedales y vida silvestre

Isabel López Zamora

El origen de la salicaria purpúrea (Lythrum salicaria L.) es el sureste de Asia y noreste de la India. Es una planta cuya introducción ha sido intencional para fines ornamentales y medicinales, y actualmente se vende considerablemente como planta ornamental entre horticultores y diversos propietarios de viveros.
Miembro de la familia Lythraceae, es una planta emergente acuática perenne que alcanza de 50 a 150 cm de altura, con tallo rectangular, flores muy conspicuas de color magenta y un periodo de floración prolongado que va de junio a septiembre. Una planta madura es capaz de producir de 2 a 3 millones de diminutas semillas por año. También se propaga vegetativamente a través de tallos subterráneos, o rizomas, a una velocidad de aproximadamente 30 centímetros por año.

Amenaza ecológica

La salicaria purpúrea se adapta fácilmente tanto a humedales naturales como perturbados. Conforme se establece y se propaga, domina la competencia y reemplaza las especies nativas de pastos y otras plantas que proporcionan una fuente nutritiva de alta calidad para el mantenimiento de la vida silvestre. La naturaleza sumamente invasora de esta planta le permite formar y establecer densas colonias que reemplazan a las especies nativas y degradan el hábitat de la fauna y flora silvestres de los humedales.
La agricultura también sufre el impacto de las invasiones de salicaria purpúrea al contemplar pérdidas en terrenos destinados al pastoreo y a la producción de plantas para uso forrajero; también llega a ocasionar serias pérdidas económicas al obstruir con su dominante invasión los sistemas de irrigación.
La salicaria vive en lugares húmedos, tiene una fuerte afinidad por suelos húmedos o saturados y es capaz de invadir ecosistemas de humedales y agua dulce.

¡Precaución!

La salicaria es un fuerte competidor para la flora nativa y se considera extremadamente invasora. Domina las plantas autóctonas y priva a las aves acuáticas de sus recursos alimenticios y refugios. Es muy difícil de controlar una vez que la producción de semillas ha ocurrido. Las plantas de varios años de edad suelen alcanzar una altura considerable y producen un sistema radical profundo, lo que dificulta su eliminación.

¿Qué hacer?

En el caso de invasiones pequeñas por plantas aún jóvenes, éstas pueden ser arrancadas a mano, de preferencia antes de que hayan producido semillas. Para el manejo de plantas adultas, se recomienda un programa integrado de control mediante la aplicación de herbicidas en spray sobre el follaje. La aplicación de herbicidas puede ser más efectiva cuando se realiza una aplicación en la mitad del verano y otra a su final para reducir la cantidad de semillas producidas. Aunque la aplicación de herbicidas y el control mecánico pueden ser medidas de control y manejo útiles para esta invasora, el control biológico es visto como la opción más probable para controlar efectivamente a largo plazo las graves invasiones de la salicaria purpúrea. Sin embargo, un programa de control biológico requiere de diversas y prolongadas pruebas experimentales antes de aprobar los agentes biológicos bajo estudio para su futura liberación dentro de las comunidades que están sujetas a la invasión.

Reduciendo al mínimo el peligro

Detección temprana. Dadas sus características, la salicaria es una planta muy fácil de detectar; tiene una altura considerable, sus flores son muy llamativas y su periodo de floración es bastante prolongado. Además, su velocidad de propagación en sitios no perturbados es lenta. Las semillas requieren de una superficie de escurrimiento y necesitan de suelo húmedo expuesto a la luz del sol para el establecimiento de sus plántulas.
Podría seguirse un programa de erradicación local y resultar efectivo. La pr imera aparición de la invasora salicaria purpúrea se manifiesta generalmente por unas pocas plantas dispersas. Una cuadrilla de campo podría ser enviada al sitio de invasión con las instrucciones precisas de excavar o arrancar a mano las plantas invasoras, incluyendo la raíz completa.
Dado que los fragmentos de la planta pueden propagarse fácilmente, es sumamente importante llevarse todo el material vegetal arrancado del sitio sujeto a la invasión. Si las plantas tienen varios años de edad, serán muy
grandes y tendrán profundas raíces que resultarán difíciles de eliminar.
En esta situación, la aplicación de un herbicida en spray directamente sobre el follaje sería lo más adecuado, evitando siempre que la aplicación del químico afecte a la vegetación vecina, pues estas plantas vecinas se necesitarán para cerrar el espacio ocupado por el grupo de invasoras que están en proceso de erradicación.
El área sujeta a control con herbicidas debe ser marcada apropiadamente para su continuo tratamiento y monitoreo.

El control

El patrón de crecimiento perenne de la salicaria resulta susceptible al control a través de prácticas de labranza cuando tales métodos de cultivo son factibles y costeables.
Debe, pues, establecerse una legislación, evaluación y aprobación para el control de plantas introducidas, en la cual se consideren los riesgos de las introducciones intencionales o no intencionales de aquel las especies exóticas que ponen en riesgo la diversidad biológica nativa; la aplicación de sanciones legales por la introducción, transporte y venta de semillas de plantas invasoras exóticas, y la generación de la información disponible internacionalmente sobre las especies invasoras exóticas, por país o por región, que pueda utilizarse para el análisis de los riesgos de introducción, prevención, er radicación y las actividades de control.

Investigación e información

La rápida propagación de la salicaria purpúrea nos demuestra que esta planta invasora representa un problema de importancia nacional y quizá global. Dado que los recursos destinados a la investigación y control de malezas se basan principalmente en evaluaciones de las pérdidas económicas, una de las necesidades prioritarias es llevar a cabo estudios que demuestren y cuantifiquen pérdidas recientes ocasionadas por las invasiones de la salicaria tanto en los hábitats naturales como en los sistemas agrícolas. En tanto esto ocurra, la propagación y extensión de los límites geográficos de tan feroz invasora deberían ser monitoreadas en forma continua.

Recompensa

Un ecosistema saludable y funcional que proporcione hábitat para especies y vida silvestre nativas. Si llegas a ver esta planta o conoces su ubicación, favor de ponerte en contacto con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Comisión Nacional Forestal o la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente.

Material fotográfico
Global Invasive Species Initiative.
Plant Conservation Alliance-Allien Plant Working Group.
Northern Prairie Wildlife Research Center.