Editorial
      Los sonidos del espacio
     
      La ceiba y el mundo maravilloso del chaneque
     
      Las plantas carnívoras: ¿mito o realidad
     
      Las bondades del cedro rojo
     
      Semblanza del M.C. Vicente Vásquez Torres
     
      Algunos personajes destacados y los hombres de las plantas
     
      Atún
     
      Usos y aplicaciones de la inteligencia artificial
     
      La antropología social: una prospectiva en la salud pública
     
      ¿Hábitos diarios vs prácticas de higiene
     
      La depresión en la práctica ginecológica
     
      Lineamientos para el manejo de sustancias químicas
     
      La invención del arte
     
      La geometría del sentir
     
      ENTREVISTA
     
      Stefan M. Waliszewski: compromiso cabal con la investigación
     
      CIENCIA, TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD
 
      La sustentabilidad en el sistema científico-tecnológico
       
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
       
      Necesidad o vanidad
       
     
       
     
       
 
     

Las bondades del cedro rojo

Antonio Andrade Torres y Laura Y Solís Ramos1

El cedro rojo fue descrito originalmente por Linneo en 1759 en su obra Sistema Naturae. Actualmente está clasificado taxonómicamente dentro del reino vegetal, en la división embriofita, subdivisión angiosperma, clase dicotiledónea, orden geranial, familia Meliaceae, género Cedrela y especie odorata.

En México es conocido bajo una gran cantidad de nombres comunes: cedro, cedro mexicano, cedro colorado, cedro de La Habana, cedro real, cedro oloroso, culche, aka (Veracruz), acuy (lengua zoque, Chiapas), chujté (Chiapas), calicedra (Puebla), cedro rojo (Oaxaca), mo-ni (lengua chinanteca, Oaxaca), noriten (Michoacán), pucsnun-qui-ui (lengua mixe, Oaxaca), pukgsnankiwi (Veracruz), culché, k’uche’, kulché, k’ul-ché, kuché, k’uyche’ (lengua maya, Yucatán), icte (lengua huasteca, San Luis Potosí), toronjil (Hidalgo), toronjillo (Michoacán), tzompili-huizpatli, tzompilihuizxihuitl (lengua azteca).

En otros países se le conoce como cedro, cedro amargo (Costa Rica), cedro real (Nicaragua), cedro colorado (El Salvador), cigar-box wood, red cedar, Spanish cedar (Inglaterra, Estados Unidos y Europa), acajou rouge, acajoubois, cedrat (Francia).

El cedro rojo es un árbol que tira sus hojas en invierno y tiene un tronco generalmente recto y robusto con un diámetro a la altura del pecho de hasta 1.7 metros y de hasta 45 metros de altura. Presenta copa grande, redondeada, robusta y extendida. Tiene hojas compuestas, que pueden ser paripinnadas o imparipinnadas (como las hojas de los helechos o las palmas), de hasta cincuenta centímetros de longitud total, compuestas de unos 22 folíolos.

Su corteza externa es ampliamente fisurada y de color pardo grisáceo a color moreno rojizo. La corteza interna es rosada, pero cambia a pardo amarillento; es también fibrosa y amarga, de unos veinte milímetros de grosor total.

Las flores aparecen en grupos en forma de racimos largos y sueltos (inflorescencias paniculadas), de hasta treinta centímetros de largo, compuestos por muchas flores angostas de color blanco o crema. Aparentemente las flores son tubulares, pero están divididas en cinco pétalos que se abren en forma de estrella; están suavemente perfumadas y su base tiene un color crema verdoso.


Los frutos se agrupan en infrutescencias (como racimos de uvas) y tienen forma parecida a las nueces; abren en forma de estrella cuando maduran. Son de color pardo verdoso o moreno, tienen un fuerte olor a ajo y producen un exudado blanquecino y acuoso cuando están inmaduros. Contienen entre veinte y cuarenta semillas aladas que miden unos tres centímetros de largo, incluyendo el ala.

Origen y distribución

El cedro rojo es originario de América tropical y se le encuentra en el trópico húmedo y el trópico subhúmedo. Se extiende desde México hasta el norte de Argentina. Se encuentra también en las islas del Caribe (Cuba, Isla de Pinos, Martinica, Antigua y Las Antillas), pero no en Chile; ha sido exitosamente introducido en Europa y en varios países tropicales, incluidos Puerto Rico y Java, así como en el continente africano y en Australia.

En México se le puede encontrar como especie silvestre o como árbol cultivado y protegido por el hombre en diversas áreas de cultivo, huertos y plantaciones. En la vertiente del Golfo, se distribuye desde el sur de Tamaulipas y sureste de San Luis Potosí hasta la península de Yucatán; en el Pacífico, desde Sinaloa hasta Guerrero, así como en la depresión central y en la costa de Chiapas. Se ha reportado en los estados de Campeche, Colima, Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.

Crece adecuadamente en laderas y planicies costeras y en suelos de origen volcánico o calizo con buen drenaje, a una altura sobre el nivel del mar que va de 0 a 1,800 metros. Parece preferir tierras calcáreas y clima húmedo con precipitación anual de entre 2,500 y 4,000 milímetros e incluso mayor. La temperatura media debe ser de 25ºC, pero tolera hasta una máxima de 35ºC. En zonas con precipitaciones menores a 2,500 milímetros no se desarrolla bien y presenta troncos cortos y frecuentemente torcidos.

Importancia ecológica

El cedro rojo puede considerarse una especie secundaria y primaria a la vez, pues se ha reportado como especie pionera en la vegetación secundaria de diversas selvas, y también como elemento frecuente en el estrato superior de las selvas maduras. Se le encuentra asociado al bosque mesófilo de montaña en sus partes más bajas, y asimismo como parte de la vegetación secundaria en bosque de pino, bosque de pinoencino, bosque tropical caducifolio, perennifolio, subcaducifolio y subperennifolio, sabana secundaria y palmar. En estos ambientes se asocia a especies de gran importancia, como caoba, pino, encino, hule, haya, cordia y diversas especies de magnolia.

Es una especie con alto potencial para la reforestación productiva en zonas degradadas de selva y en zonas secas y áridas. Existen muchas experiencias de siembra directa en México, donde se considera que promueve un efecto restaurador y que da servicios al ambiente, pues mejora la fertilidad del suelo barbecho, estabiliza bancos de arena y es útil en la recuperación de terrenos degradados. Se le ha empleado también para rehabilitar sitios donde hubo explotación minera, para la conservación de suelo y el control de la erosión.

Importancia económica y usos

Debido al alto valor de su madera, el cedro rojo es de las especies preferidas para reforestar las zonas tropicales de México. Hasta mediados de la década de 1990, en Veracruz se habían reforestado —aunque con escaso éxito— unas cuatro mil hectáreas con esta especie, y a finales de la misma década se habían plantado unas 25 mil, sin embargo, se obtuvieron resultados muy diversos en cuanto a supervivencia, rendimientos, aspectos de sanidad y calidad de madera.

El cedro rojo es primordialmente una especie maderable. Su madera es usada como aromatizante; es blanda, liviana, fuerte, duradera y fácil de trabajar, por lo que es preferida para muebles finos, puertas, ventanas, gabinetes, decoración de interiores, carpintería en general, cajas de puros, cubiertas y forros de embarcaciones, alambrines, parquet, triplay, chapa, ebanistería en general, postes, embalajes y aparatos de precisión, entre otros.

También se usa su madera como combustible o leña y como materia de construcción en el medio rural. Es útil para fabricar implementos de trabajo y agrícolas. Tanto la madera como los frutos tienen importancia artesanal para la elaboración de artículos torneados y esculturas. El fruto seco tiene un alto potencial artesanal; de acuerdo con la creatividad de quien lo trabaja, se pueden hacer instrumentos musicales, arreglos florales, cortinas y varias cosas más.

Las hojas, raíz, corteza, semilla, tallo y exudado del cedro rojo tienen usos medicinales en el centro y sur del país, específicamente en los estados de Michoacán, Veracruz, Puebla, Oaxaca, Campeche, Yucatán y Chiapas. Por ejemplo, en casos de dolor de muelas e infecciones de boca y oídos, se recomienda aplicar en la parte afectada una infusión de hojas o un trozo de la raíz molida. También se ha documentado su utilización mediante el cocimiento hecho a base de raíz, tallo, corteza y hojas para bajar la temperatura, tratar problemas como ictericia, susto, mal viento, gastritis, diarrea, dispepsia, indigestión, vómitos, desórdenes biliares, dolor de estómago y parásitos intestinales; es asimismo un antiinflamatorio. La infusión del tallo se usa como acelerador del parto. El látex se emplea en casos de bronquitis. También se recomienda aplicar la raíz macerada como cataplasma en la parte afectada para casos de reuma, caídas, golpes, heridas o infecciones externas.

Se ha reportado que la corteza de la raíz es útil en casos de epilepsia. La resina se utiliza como expectorante. En algunas regiones se emplea para tratar la tiña y las manchas blanquecinas presentes en la piel, para lo cual se
colocan las hojas machacadas durante varios días. También se le menciona como auxiliar en casos de gangrena, fístulas, e incluso se dice en la sierra de los Tuxtlas que es útil en caso de mordedura de serpiente.

Para el lector interesado

Andrade T., A. (2004). Capacidad morfogenética de
diferentes explantes de cedro rojo (Cedrela
odorata L .). Tesis de Maestría en Ciencias.
Veracruz: Colegio de Postgraduados.
Patiño V., F. (1997). Recursos genéticos de Swietenia y
Cedrela en los neotrópicos: propuestas para
acciones coordinadas. Roma: FAO (Italia).

1Laboratorio de Biotecnología y Ecología Aplicada del Instituto
de Genética Forestal, Universidad Veracruzana, AP. 250,
91001 Xalapa, Ver., México, correo electrónico:
aandrade@uv.mx y myxo23_@hotmail.com.