Editorial
      La ciencia en México
y El Colegio Nacional
     
      La posteducación y sus éxitos en el campo de los valores
     
      Un efecto pernicioso de la fuerza de gravedad
     
      ¿Determinismo, azar o probabilidad?
      La ciencia de lo humano
     
      Microorganismos que benefician a las plantas: las bacterias PGPR
     
      Encuentro con un hongo muy xalapeño
     
      Catálogo de pescados y mariscos del litoral veracruzano
     
      Oxitocina: la hormona del amor materno
     
      Un abuso del fórceps: ¿igual a desuso?
     
      Cristales fotónicos: una amardura en las alas de las mariposas
     
      El CEVIM suma fuerzas para diversificar la industria cañera
     
      Ciudades-fortaleza y rutas de comercio en el Veracruz prehispánico
       
      ENTREVISTA /
      Ernesto Rodríguez Luna
       
      CIENCIA TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD /
       
      Construcción de una cultura científica
     
      La mercadotecnia de la ciencia
       
      CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
       
      Saber de perros
       
      Cepillo de dientes: el mejor invento en la historia de EU
       
      Publicaciones
       
 
     

Encuentro con un hongo muy xalapeño

Antonio Andrade Torres1

El descubrimiento

En el año de 1909, el reconocido taxónomo de hongos estadounidense, el profesor W. A. Murrill, colectó en la ciudad de Xalapa un espécimen del género Marasmius (Fungi: Tricholomataceae) con características que lo hacían diferente de las especies ya conocidas del grupo. En 1915, Murrill incluyó en su trabajo sobre agaricales la descripción de una nueva especie de hongo para la ciencia, realizada a partir del ejemplar mencionado y que nombró Marasmius jalapensis Murrill. Pegler, en su tratado de 1977 sobre los agaricales del este de África, registró y redescribió con mayor detalle a esta especie de Uganda. Posteriormente, en 1983, el doctor Gastón Guzmán, en un segundo trabajo sobre los hongos de la península de Yucatán, menciona a M. jalapensis de Quintana Roo, siendo el segundo registro de la especie para México. Finalmente, quien esto escribe y sus colaboradores realizaron el año pasado el tercer registro para México al colectarlo sobre humus en un acahual con elementos de bosque mesófilo de montaña en el parque ecológico El Haya de Xalapa. Los especímenes fueron encontrados creciendo solitarios o en pequeños grupos. Este registro es apenas el segundo realizado para la localidad en que fue colectado por primera vez desde hace más de noventa años.

Es importante destacar que los datos anteriores demuestran que Marasmius jalapensis tiene una distribución amplia, pues ha sido colectado en pocas ocasiones, pero en localidades tropicales muy distantes entre sí y en dos continentes (América y África); además, es muy probable que no existan más registros de la especie debido a que el género Marasmius es uno de los que presentan mayores dificultades taxonómicas y a que existen pocos especialistas en el grupo, por lo que también podemos considerar posible que en las colecciones micológicas de los herbarios existan ejemplares de la especie erróneamente identificados o simplemente no identificados aún.

Clasificación

El género Marasmius comprende un grupo de hongos con aproximadamente 350 especies clasificadas en once secciones. M. jalapensis es actualmente clasificado como a continuación se muestra:

Reino: Fungi

División: Eumycota

Subdivisión: Basidiomycotina

Clase: Holobasidiomycetes

Subclase: Hymenomycetidae

Orden: Agaricales

Familia: Tricholomataceae

Género: Marasmius

Sección: Sicci

Especie: Marasmius jalapensis Murrill

Descripción

Los ejemplares estudiados concuerdan en general con la descripción de Pegler hecha en 1977. Se observaron los característicos cistidios en forma de setas o escobetas de color rojizo, localizados en el píleo (sombrero), láminas y estípite (pie). El píleo o sombrero es de 20 a 50 mm de diámetro, de color paja a color paja grisáceo en el centro y pálido hacia la periferia; liso a estriado hacia el margen; convexo, subumbonado y campanulado, a veces con una depresión en el centro. Las láminas están adheridas y son pálidas o del mismo color que el píleo. El estípite o pie es de 30 a 60 x 3 a 5 mm de diámetro, de color café pálido que cambia a color café rojizo hacia la base, estrigoso y tomentoso; crece sobre una masa compacta de micelio blanco. El contexto o carne es blanquecina, sin olor apreciable; las esporas miden de 7 a 9.5 x 3.5 a 5 µm, y son de oblongas a cilíndrico-elipsoides, hialinas, lisas, de pared delgada.

Para el lector interesado

Andrade-Torres, A., C. Cuevas y E. A. Meza (2001). Tercer registro de Marasmius jalapensis Murrill para México. Resúmenes del XV Congreso Mexicano de Botánica. Universidad Autónoma de Querétaro. Querétaro, Qro. 14 al 19 de octubre. Guzmán, G. (1983). Los hongos de la península de Yucatán II. Nuevas exploraciones y adiciones micológicas. Biotica 8(1): 71-100. Murrill, W. A. (1915). Agaricales. North American Flora 9(4): 209-296. Pegler, D.N. (1977). A preliminary Agaric Flora of East Africa. Kew Bulletin Additional, VI. London: 615. Basidioma de Marasmius jalapensis, perfil, nótese la masa de micelio en el sustrato. (Foto A. Andrade Torres).

1 Instituto de Genética Forestal, Universidad Veracruzana, Xalapa, Ver.,
tel: 2288-185728, fax 2288-161674,
correo electrónico: myxo23_@hotmail.com