Artículo semanal del Rector

 

 

 

Lunes 30 de mayo de 2011

El ingreso a la UV

 

Raúl Arias Lovillo

 

La obligación de la Universidad Veracruzana es garantizar el acceso a la educación superior al mayor número posible de personas con el interés de continuar sus estudios universitarios. Y un aspecto fundamental es garantizar la calidad en el proceso de ingreso. Así, durante los últimos años nuestra casa de estudios ha venido perfeccionando y transparentando de manera constante y permanente este proceso.
 
Este fin de semana pasado más de 37 mil aspirantes acudieron a presentar su examen de admisión a la Universidad Veracruzana. Este fue el primer contacto que tuvieron estos jóvenes con la UV: un proceso de admisión fundado en la certidumbre y la transparencia que nos revela como una institución que se asume moderna, innovadora, dinámica y de vanguardia en sus mecanismos de admisión.
 
Se trata de un proceso de calidad en el que interviene la Contraloría de la Universidad Veracruzana, una dependencia crítica que mantiene una vigilancia puntual y estricta del cumplimiento de las reglas establecidas.
 
De igual forma, otros elementos  garantizan la calidad en el ingreso: la información acerca de quién solicita examen de admisión, a qué carrera, en qué fecha hizo su solicitud, etcétera. En suma, todo el registro está perfectamente identificado y se encuentra disponible en todo momento para quien lo solicite.
 
Las reglas, por lo tanto, están claras y orientadas a garantizar la igualdad de circunstancias para todos los solicitantes. Nadie, absolutamente nadie, tiene preferencia de ningún tipo. Quien diga lo contrario, lo hace por ignorancia o  mala fe.
 
Quiero decir, además, que hay una perfecta transparencia en el número de lugares que la Universidad Veracruzana ofrece y el número de solicitantes en función de los resultados comprobables y verificables por todo aquél que quiera acceder a dicha información: estudiantes, solicitantes, universitarios, padres de familia pueden tener acceso al resultado que arrojó el examen de admisión y el lugar que el aspirante ocupa en función de su calificación en el mismo.
 
Otro de los aspectos es la exacta y puntual publicación de los resultados. Cada aspirante podrá saber, a partir del 26 de junio, el resultado individual de su examen y las listas completas de resultados.
 
Derecho a inscripción por corrimiento
He comentado que la Universidad Veracruzana, como institución pública, tiene la obligación de garantizar el acceso a la educación superior al mayor número posible de personas con el interés de continuar sus estudios superiores. Para ello, los aspirantes a ingresar a la Universidad Veracruzana cuentan con el derecho a inscripción por corrimiento. Se trata de agotar todas las posibilidades para que más jóvenes cursen la Universidad.
 
Como ustedes saben, los aspirantes a cada carrera se ordenan en forma descendente en función del puntaje obtenido en el examen y de esa forma se asigna el derecho a inscripción hasta completar el número de lugares disponibles en cada carrera. Sin embargo, hay un gran número de aspirantes que por varias razones no se inscriben, ya sea porque eligieron otra opción para continuar sus estudios superiores, porque solicitaron examen para más de una carrera, porque simplemente quieren probar su capacidad en el examen de admisión y muchas otras razones.
 
Así, la Comisión Técnico-Académica de Ingreso y Escolaridad verifica el número de aspirantes con derecho a ingreso que se inscribieron y establece el número de lugares no ocupados, de tal forma que éstos se asignan en estricto orden descendente a los aspirantes que en primera lista no obtuvieron derecho a inscripción.
 
Por ello, no hay nada más falso que decir que la UV rechaza estudiantes. Todo lo contrario, hemos buscado formas de asegurar, de acuerdo con nuestras posibilidades, que cada vez más personas tengan acceso a la educación superior, al conocimiento, a todo lo que implica ser universitario.
 
La UV no juzga a sus aspirantes, la UV no es una institución que con un dedo juzgador decide quién entra y quién no, la UV no rechaza a quienes desean seguir sus estudios superiores. La UV busca con su examen de admisión, un órgano evaluador diseñado con la mayor calidad, la mejor manera de garantizar al mayor número posible de personas el acceso a la educación superior.
 
En esto se refleja la nobleza de una institución como la nuestra, que no olvida sus principios humanistas cuyo anhelo es brindar más espacios en sus aulas. Es absolutamente verificable que estudiamos y establecemos todas las vías posibles para buscar alternativas que nos ayuden a captar a un mayor número de futuros universitarios que, además, respondan a las necesidades sociales reales.
 
No estamos esperando cruzados de brazos mientras pugnamos por mayor presupuesto para garantizar una mayor cobertura, sino que buscamos otras formas para que, dentro de nuestra capacidad instalada, más jóvenes puedan contar con estudios superiores. Esa lógica explica la ampliación y la diversificación de nuestra oferta educativa.
 
Nueva oferta educativa
Uno de los grandes aciertos –el cual es resultado de todo un equipo de especialistas, académicos, funcionarios y asesores– es haber incrementado nuestra oferta educativa con un alto sentido de compromiso social. ¿En qué consiste lo anterior? En principio, abrimos carreras de nivel licenciatura acordes con las necesidades de una sociedad cambiante y en constante crecimiento. De esta manera, logramos ofertar opciones como ingeniería en biotecnología, metalúrgica, técnicas computacionales, mecatrónica, ingeniería, y una novedad que no deja de llamar la atención debido al crecimiento exponencial que se ha visto en tan corto tiempo como es la Licenciatura en Jazz, o la opción de Técnico Superior Universitario en Manejo de Vida Silvestre.
 
Todas estas opciones fueron pensadas para una comunidad que no necesita un excesivo número de abogados, médicos o contadores públicos, sino de profesionales capaces de enfrentar los retos de una sociedad que en el siglo XXI requiere de nuevas formas de profesionalización.
 
Un proceso de ingreso transparente, ágil y funcional
El proceso de ingreso a la Universidad Veracruzana es el primer contacto real que los futuros universitarios tienen con la que será su casa por el resto de su vida, porque si bien cursan su carrera en un tiempo definido, la llevarán para siempre en su recuerdo. Así, su primer acercamiento a la que será su Alma Mater es el contacto con un sistema de registro cómodo, ágil, funcional, que da prioridad a los usuarios del mismo y que ofrece todas las posibilidades para que los aspirantes realicen su trámite de ingreso optimizando nuestros recursos y con la mayor transparencia.
 
Sepan ustedes que en 2010 tuvimos 34 mil 611 solicitudes para ingresar a la UV, y en 2011 logramos captar 37 mil 261 solicitudes. Me atrevo a decir que este incremento de 2 mil 650 aspirantes en un lapso de tan sólo un año puede ser resultado de esta apuesta que la Universidad Veracruzana ha hecho por la calidad en el ingreso y por consolidar la certificación del mismo, a fin de dar certidumbre. Este 7% de crecimiento en mucho se debe a las mejoras continuas, como la de haber logrado crear un sistema que permita a los aspirantes realizar su trámite en un lapso menor , de manera más económica, más ecológica y el cual arroja los resultados de manera más rápida.
 
Además, con la vigilancia y la mejora que sistemáticamente ejercemos en el proceso de admisión, logramos que la sociedad tenga una completa certidumbre en la transparencia de nuestro proceso. En ello, se funda su confianza en la Universidad Veracruzana.