En México, la mayor diversidad
de hongos en el mundo


Gastón Guzmán aseguró que en México hay grupos étnicos de los que se
sabe muy poco y que estuvieron y aún están ligados a los hongos neurotrópicos

Juan Carlos Plata

De las 230 especies de hongos del género psilocybe –al que pertenecen los hongos alucinógenos– que hay en el mundo, por lo menos 54 se encuentran en México, con lo que en nuestro país está la principal concentración de este tipo de plantas, aseguró Gastón Guzmán, reconocido como el más destacado experto de este tipo de vegetales en el mundo, y fundador del Departamento de Hongos, del Instituto de Ecología en Xalapa.

Durante su conferencia: “El mundo de los hongos alucinógenos: diversidad, tradiciones, efectos y aplicaciones”, realizada en la Facultad de Biología de la Universidad Veracruzana , Guzmán dijo que en Europa hay 16 especies, 22 en Estados Unidos y más de 50 en varios países de Latinoamérica.

Gastón Guzmán aseguró que en México, lejos de lo que se puede pensar, hay mucho por aprender, hay grupos étnicos de los que se sabe muy poco y de los que se tienen datos de que estuvieron y aún están ligados a los hongos neurotrópicos, incluso hay especies de hongos que no han sido estudiadas o recolectadas.

“Se sabe que las tribus de origen náhuatl, los matlazincas, los mayas, los purépechas, totonacas, mazatecos, chinantecos, zapotecos, mijes y probablemente muchos más, consumían estos hongos con diversos fines, y es urgente hacer investigaciones a este respecto ya que las tradiciones de este tipo están desapareciendo y en poco tiempo no habrá manera de investigar estas cuestiones” , dijo Guzmán.

“En 1958 los investigadores Heim y Wasson, que realizaron recolecciones en Huautla de Jiménez, Oaxaca; caracterizaron 20 especies de hongos alucinógenos, para 1983 publiqué el libro The Genus Psilocybe: A Systematic Revision of the Known Species Including the History, Distribution and Chemistry of the Hallucinogenic Species , en el que se describen 144 especies distintas de psilocybe en todo el mundo, 91 de ellas alucinógenas”, dijo.

En este trabajo –aseguró Gastón Guzmán-, se registraron 400 nombres ligados a psilocybe , en la actualidad hay más de 700, se admiten 230 especies diferentes, 150 alucinógenas.

Según el experto en hongos, el género psilocybe fue estudiado desde la época de la colonia –siglo XVI-. Fray Bernardino de Sahagún mencionó en sus crónicas que los aztecas tenían un hongo sagrado, que emborrachaba, al que llamaba teonanácatl . (teo: sagrado, nanácatl : hongo)

“Es muy probable que la palabra teonanácatl que usó Sahagún esté equivocada, porque no hay ningún grupo étnico de México que reconozca como suyo el término y en 1959, realizando una recolección de hongos en Necaxa, Puebla, indígenas del lugar reconocieron los especímenes colectados como teotlaquilnanácatl . Es interesante porque es muy parecida a la palabra de Sahagún, con el agregado de tlaquil , que significa pintar a describir, por lo que la traducción sería ‘hongo sagrado que pinta o describe'”, afirmó.

Según el investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores dijo que se sabe que en Nueva Guinea una tribu, los kuma , comían un hongo alucinógeno conocido como Psilocybe kumanorum –especie muy afín a varias especies mexicanas como el Psilocybe zapotecorum -, pero no se tienen mayores datos.

Incluso en las montañas de Tassili, ubicadas en el centro del desierto del Sahara, en una cueva se descubrieron pinturas que representan figuras humanas con un hongo en la mano y con unos puntos que conectan el hongo con la cabeza, y en el norte de África, en Argelia y Túnez, se describió a principios del siglo el Psilocybe maire , que desde aquel entonces no ha vuelto a ser colectado.

La amanita muscaria
Como antecedente del consumo de hongos alucinógenos del género psilocybe , Gastón Guzmán mencionó a la amanita muscaria , hongo muy común en los bosques de pino de propiedades alucinógenas y tóxicas, al ingerirlo produce trastornos gástricos, vómitos y diarreas pero la persona se recupera muy rápidamente y empieza a ver alucinaciones

“Se tiene el dato de que tribus primitivas del noreste de Siberia ingerían amanita muscaria con fines rituales, y tomando en cuenta que la teoría más aceptable del origen de la vida humana en América es que el hombre llegó a este continente cruzando el estrecho de Bering, se puede pensar que estas tribus siberianas encontraron especimenes de este hongo en lo que hoy es Canadá y Estados Unidos y siguió con su tradición de consumir esta planta”, dijo Guzmán.

Incluso hasta la actualidad hay grupos étnicos (conocidos como pieles rojas) que todavía consumen este hongo con fines religiosos, pero no hay mayores estudios al respecto.

En Canadá y Estados Unidos hay una población muy grande de amanita muscaria, no así en México, en donde se han encontrado indicios de que grupos étnicos de Colima y Michoacán consumían, por lo que se presume que al viajar del norte del continente hacia el sur, el hombre primitivo sustituyó la amanita muscaria por los hongos del género psilocybe .

Guzmán resaltó que las investigaciones de tipo médico y científico de los hongos psilocybe han sido frenadas porque las autoridades de todo el mundo, –exceptuando a Holanda-, los consideran una droga.

Gastón Guzmán, es doctor por el Instituto Politécnico Nacional, posee la colección de hongos más importante del mundo con cerca de tres mil 600 ejemplares, ha descubierto más de 200 especies, ha escrito 12 libros sobre el tema, en 1970 recibió la beca Guggenheim por sus investigaciones sobre hongos, es investigador emérito del Instituto de Ecología (Inecol) de Xalapa, investigador emérito de SNI e investigador de excelencia de Conacyt.