Universidad Veracruzana



“Cultura y globalización”, conferencia de la Dra. Mariángela Rodríguez Nicholls

 El pasado 13 de febrero de 2012, como parte de las actividades académicas del seminario Identidades, construcciones culturales regionales y poder, mismo que se desarrolla a lo largo del segundo semestre de la Maestría en Estudios de la Cultura y la Comunicación, dentro de la línea de investigación Identidad, cultura y poder, la Dra. Mariángela Rodríguez Nicholls ofreció la conferencia “Cultura y globalización”. Aquí una nota que se publicara sobre la realización de este evento.

 

 

El capitalismo no es omnipotente

Viernes 17 de febrero de 2012. Xalapa, Veracruz. Fuente: Universidad Veracruzana-Crónica del poder.

Mariángela Rodríguez Nicholls, del Centrode Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), expuso que el hecho de que exista un movimiento global de oposición a la globalización demuestra que el capitalismo no es omnipotente.

La investigadora ofreció la conferencia magistral “Cultura y globalización” en el Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación (CECC) de la Universidad Veracruzana (UV), el lunes 13 de febrero, con la cual se inauguraron las actividades del seminario “Identidades, construcciones culturales regionales y poder”, que se desarrollará en el segundo semestre de la Maestría en Estudios de la Cultura y la Comunicación, dentro de la línea de investigación “Identidad, cultura y poder”.

La antropóloga señaló que el desarrollo tecnológico ha desplazado la fuerza de trabajo humana y ha generado una masa de excluidos; además, existe una concentración de la riqueza en el uno por ciento de la población.

En su disertación, Mariángela Rodríguez mencionó que día a día se constata la existencia de las clases sociales en situaciones precarias, toda vez que el proletario es libre de contratarse con el empleador que le ofrezca mejores condiciones laborales, “pero ahora resulta que no hay quién se las ofrezca”. Por tal motivo, continuó, “estamos viviendo en dos mundos: el del trabajo formal, que cada vez se reduce más, y el mundo del trabajo flexible”.

Añadió que Carlos Marx pensó que el desarrollo tecnológico liberaría al hombre para dedicarse al trabajo humanizador; no obstante, “lo que sucede es que la robotización y el desarrollo tecnológico está desplazando a grandes masas y por eso podemos ver al movimiento de indignados en el mundo entero, que comenzó con la primavera árabe y continúa con Ocupar Wall Street”.

Además, subrayó que el capitalismo en su fase tardía es “depredador” de la naturaleza y del ser humano, porque para aceptar ser un trabajador flexible y desechable hay que “inhumanizar”, y en ese sentido, consideró necesario plantearse una discusión que involucre varios aspectos, que tienen que ver con la juventud y el futuro de la sociedad, entre otros.

“El capitalismo se mueve siempre en la lógica de la comunicación y la ganancia, y transita del fordismo (época del pleno empleo, de la cadena de montaje inaugurada por Ford, en la que la familia obrera tenía un sustento proveniente del padre obrero) a la acumulación flexible”, dijo.

La autora del libro Tradición, identidad, mito y metáfora, recordó que el fordismo fue una época donde capitalistas versus obreros lograron negociaciones que dieron pauta para que hubiera sindicatos, prestaciones, empleos estables, y perspectivas a futuro.

Pero esta manera de transitar tuvo un freno, acotó. El capitalismo es “muy astuto” y vio la manera de desarticular esta condición para poder generar ganancia en una crisis de hiperacumulación (demasiada oferta y poca demanda); así, se inicia un fenómeno que Marx daba por desaparecido. Se reeditan formas muy antiguas, propias de la época del siglo XVI, como el trabajo domiciliario.

Puntualizó que la base material de la globalización es la flexibilización y la planetización del proceso productivo. También, que de acuerdo con el estructuralismo, hay una cultura subalterna y una hegemónica.

En la actualidad, ejemplificó, una fábrica automovilística atomiza en distintas unidades (en países como México y China, entre otros) para la “planetización del proceso productivo” y venta de la mercancía.

En el transcurso de su disertación, la antropóloga del CIESAS mencionó a intelectuales como Raymond Williams, Stuart Hall, Antonio Gramsci y Thompson Husband, quienes nutrieron un debate sobre los estudios culturales (cultura subalterna, cultura hegemónica).

http://cronicadelpoder.com/vida-universitaria/201202/el-capitalismo-no-es-omnipotente