Dirección de Comunicación
Universitaria
Departamento de Prensa
Año 13 • 570• Agosto 25 de 2014 Xalapa • Veracruz • México Publicación Semanal

En la “Alva de la Canal”

Inauguran Bellas imágenes, exposición de Hayashi Seiichi

Seiichi continúa desarrollando nuevas formas de expresión

 

Es una retrospectiva de su obra que abarca desde los años
sesenta hasta sus más recientes trabajos en computadora

El artista japonés donó 200 piezas al acervo universitario

David Sandoval

Como parte de las actividades del programa cultural “La misión Hasekura, de Sendai a Veracruz”, la Universidad Veracruzana inauguró la exposición Bellas imágenes: Arte japonés tradicional y moderno, de Hayashi Seiichi, en la Galería “Ramón Alva de la Canal”.

Con una retrospectiva de su vasta obra que abarca desde sus historietas para la icónica revista Garo, hasta sus más recientes trabajos en formato digital, fue el propio artista quien cortó el listón inaugural acompañado por Shuichiro Megata, embajador de Japón en México, y Guillermo Herrera Mendoza, subsecretario de Turismo, en representación de gobierno del estado.

El Embajador destacó el trabajo del ilustrador japonés, quien es considerado a nivel internacional un importante artista visual; sus imágenes que conforman la serie Bellas Japonesas representan la belleza de las mujeres de su país.

A partir de estas imágenes, la compañía Lotte Koume creó una serie de dulces que se han convertido en una de sus marcas más reconocidas. Hayashi continúa desarrollando nuevas formas de expresión, actualmente trabaja en series digitales como Viaje de un sueño y Koume. Flor de la vida, también presentes en la galería universitaria.

La exposición es una retrospectiva de su obra que comenzó en la década de los sesenta al publicar sus historias en la revista Garo y posteriormente alcanzaría fama mundial con su novela gráfica Elegía Roja, que ha sido traducida a varios idiomas y publicada en varios países como Francia, Holanda y Alemania.

Para el maestro, quien ha expuesto en el Museo Guggenheim de Nueva York, la relación con México es muy profunda, ya que a los 11 años visitó una exposición de artistas mexicanos en Tokio, hecho que le causó un profundo impacto.

Señaló que a pesar de que expresiones como el manga y el anime son consideradas literatura infantil, en varios países comienzan a reconocerse como arte, que es el caso de esta exposición.

“Me gustaría que en la Facultad de Artes Plásticas se enseñara más acerca del manga y anime”, comentó, “por eso he venido aquí con la exposición, para conocer cómo trabajan los estudiantes”.

Manga y anime
Hayashi Seiichi también visitó el Instituto de Artes Plásticas (IAP), donde impartió una conferencia sobre anime y manga junto con el también artista Motoi Masaki.

El 19 de agosto, en la Galería “Fernando Vilchis” del IAP, tuvo lugar la charla de los artistas, que contó con la traducción simultánea de Ryuchi Yahagi, quien forma parte del instituto. La plática estuvo acompañada de imágenes, animaciones y cortos que sirvieron para ilustrar la narración de Hayashi, quien planteó que el manga surgió durante la posguerra pero tuvo un desarrollo espectacular a partir de la década de 1960.

El artista recordó que al tener 11 años visitó una exposición sobre México y sus artistas en el Museo Nacional de Tokio; las imágenes, en particular el dibujo Campo de maíz, de Gerardo Meza, tuvieron una fuerte influencia, tanto que en su primer manga, realizado cuando tenía 25 años, el primer cuadro es una imagen muy parecida a la pieza del artista mexicano.

La cultura del manga está dirigida a los adolescentes más que a los niños, precisó, y es a mediados de los años sesenta cuando los ilustradores jóvenes comienzan a trabajar en él, logrando así un auge inusitado a finales de la década.

Algunos artistas retoman influencias del impresionismo francés y otros artistas como Sanpei Shirato narran historias con un amplio contenido social y basadas en hechos históricos. Es el propio Shirato uno de los fundadores de la revista para jóvenes Garo que se vuelve muy popular y donde posteriormente trabajó el propio Hayashi. Antes lo hizo en el estudio Toei Animation con Hayao Miyazaki, conocido como el creador de los estudios Ghibli y de las películas El viaje de Chihiro y Mi vecino Totoro.

“Shirato dejó una gran huella en el manga”, señaló el ponente. “En la compañía Toei Animation todos los que trabajábamos ahí comprábamos la revista (Garo), después me fui a trabajar con ellos”.

Respecto a sus influencias occidentales, comentó que admiraba a varios artistas, “siento que Jackson Pollock es algo parecido a las historietas japonesas porque a veces se trabaja en los cuadros antes que en la historia, se dibujan varios que después se irán acomodando”.

En esos primeros años varios ilustradores experimentaban con la animación, creando sus propias historias y sus propias técnicas, algunas innovadoras y originales.

Desde 1973 la compañía Kasho Sanzen lo eligió para ilustrar una serie de caramelos que se volvieron muy populares y durante los años ochenta el artista comenzó a trabajar con computadoras, tanto en la ilustración como en la animación, hecho por el cual presentó los comerciales que ha realizado durante cuatro décadas para dicha compañía.

Finalmente, Hayashi respondió algunas preguntas de los asistentes como su opinión acerca de las adaptaciones del manga a anime, es decir, de historieta a animación.

Explicó que las buenas obras, de todo tipo, ya sean novelas u obras de teatro, buscarán ser adaptadas al cine y es el mismo caso con los manga, si son buenos serán adaptados al cine pero cada expresión es rica en cualidades.

La cultura del manga está dirigida a los adolescentes más que a los niños

 

400 años de Japón en México, en la Galería Peatonal del MAX
Al finalizar la conferencia, los artistas inauguraron oficialmente la exposición 400 años de Japón en México, compuesta por 65 carteles que abordaron la temática de la misión Hasekura, que partió del puerto de Veracruz hace cuatro siglos.

En la Galería Peatonal del Museo de Antropología de Xalapa (MAX), Xavier Cózar Angulo, director del IAP, dio el mensaje inaugural y destacó que la exposición está integrada por piezas de integrantes del instituto, egresados de la Facultad de Artes Plásticas y otros invitados extranjeros, en las cuales se pone de manifiesto “la simbiosis y la relación que han tenido Japón y México durante los últimos años”.

Los trabajos incluyen fotografías, grabado, xilografía y técnica mixta; algunos de los autores son Takeko Kato, Adrián Mendieta, Marco Antonio Avilés, Celso Arrieta, Rabí Montoya, Yuko Sasai, Vinicio Reyes, Mariana del Campo, Carlos Torralba, Uros Uscebrka y Byron Brauchli, entre otros.