Dirección de Comunicación
Universitaria
Departamento de Prensa
Año 10 • No. 480 • Mayo 2 de 2012 Xalapa • Veracruz • México Publicación Semanal

Córdoba • Orizaba

Vete al Diablo vida mía

Francisco Javier Chaín Revuelta

Orizaba, Ver.- En un viaje en tres actos, los Entenados de Stanislavsky nos llevan con su último montaje hacia tres historias que giran en torno a las relaciones amorosas con todo y sus aspectos tragicómicos. En la primera, a una mujer le regalan un hombre en lata para que lo disfrute en sus momentos de soledad. En otra, un hombre aunque ha decidido terminar su relación no acaba de despedirse, y por último, un matrimonio cuya esposa embarazada utiliza la situación para sus caprichos.

Los Entenados de Stanislavsky es un grupo fundado en 2001 por egresados del Diplomado en Teatro de la Universidad Veracruzana, que han presentado en la región entre otras obras Diva Muerta; ¿Qué?, ¿Dónde?; Luto, flores y tamales; y Transformers.

En abril, bajo la Coordinación Regional de Difusión Cultural, presentaron dos funciones de su más reciente montaje con la comedia Vete al Diablo Vida Mía. Para regocijo de los estudiantes, una función en la Facultad de Enfermería y otra en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) de la UV campus Ixtaczoquitlán.

Orlando Bautista Villegas, director de la puesta en escena de esta comedia, comentó que está basada en las obras Vete al diablo vida mía y Cuestión de opiniones en regla de tres y acerca del yo del autor Antonio González Caballero, La que hubiera amado tanto de Alejandro Licona, Los desechables del siquiatra y dramaturgo Marco Antonio De la Parra, así como de improvisaciones que han agregado.


Los Entenados de Stanislavsky y Yolanda Cárdenas

La obra, estrenada el 14 de febrero de este año, busca reflejar el estado paródico de las relaciones amorosas que partiendo de fragmentos del monólogo Vete al diablo Vida mía de González Caballero se involucra con fragmentos de Los desechables sobre la búsqueda del amor en la tecnología, enfocándose en la ironía, con los objetivos de hacer reír, enseñar y que el público reflexione.

Expresa que los hombres, en general, son bastante más cobardes que las mujeres a la hora de tomar decisiones en una pareja, tocando el asunto de la modernidad de las relaciones en no querer tener pareja estable, en que al mínimo problema se termine la relación, en hacer que no exista ya el compromiso y sobre la fugacidad de las relaciones afectivas. En la obra se recuerdan, discuten y analizan las malas experiencias de la relación de pareja y la huida de los hombres ante el compromiso.

Participaron en esta obra los siguientes miembros de este grupo teatral: Ilse Lazaga Mavil, Roxana Quintero Murga, Luis Antonio Hernández, David Manrique Tello, Eder René Peregrina Castilla, Angelly Jiménez Espíndola, José Luis Vázquez Lemus y Orlando Bautista Villegas.