Revista La Ciencia y el Hombre
Mayo•Agosto
de 2009
REVISTA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Volumen XXII
Número 2
Editorial
A la búsqueda del eros en la tecnociencia: bases de una ciencia para el hombre
Psicología, salud, pasión y vida
La cronoterapia: cáncer al compás del reloj
El virus del papiloma humano
Cuidado con el índice glucémico de alimentos!
Tanatología: el proceso de morir
Microacelerómetros para la industria automotriz
La interacción entre abetos y hongos
Enlazando especies exóticas invasoras y educación ambienta
Áreas naturales protegidas: ¿realidad o antiguo paradigma?
Murciélagos en el México de ayer y hoy
RESEÑA
Culturas del Golfo de Fernando Winfield Capitaine
TRADUCCIÓN
“Invasión hiperoceánica” de Carl Zimmer
DISTINTAS Y DISTANTES: MUJERES EN LA CIENCIA
Isabel de Bohemia: luces y sombras de la ciencia cartesiana
CURIOSIDADES CIENTÍFICAS
Tochukaso, el curandero que mata a unos para sanar a otros
 

Reseña: Culturas del Golfo* de Fernando Winfield Capitaine

El interés de Fernando Ricardo Winfield Capitaine por el estudio de los aspectos antropológicos, arqueológicos, lingüísticos, históricos y sociales de las culturas que han dado origen al ámbito territorial de lo que actualmente conocemos como el estado de Veracruz data de hace muchos años. En diversos estudios que acompañan su propia biografía ha explorado desde diversas perspectivas los grupos étnicos del pasado, su permanencia en el presente y su proyección en nuestra identidad, en ensayos esclarecedores que componen el crisol de la antropología veracruzana. A este interés, que engloba importantes hallazgos y aportaciones, ha sumado una vocación profunda por acercar estos conocimientos a un público amplio a través del análisis de la producción material que constituye uno de los frutos fundamentales al patrimonio cultural de nuestra nación, e incluso del mundo.

Culturas del Golfo se propone lo anterior de una manera modesta pero contundente cuando establece los paralelos mínimos para el entendimiento de la trascendencia de las culturas del Golfo de México, que se ofrecen asimismo a un público en idioma inglés en la presente edición bajo el título complementario de Cultures of the Gulf.

A lo largo de 133 páginas, el lector interesado, sea en español o en inglés, encontrará un concienzudo repaso a las obras más significativas de las culturas olmeca, huasteca y totonaca, las que Winfield enriquece con la inclusión de la que el propio autor denomina “civilización de los ríos Blanco- Papaloapan o de La Mojarra”, estableciendo para ello su contexto geográfico, horizontes temporales y modos de vida, inferidos de los hallazgos arqueológicos y de la interpretación de su arquitectura, escultura, instrumentos y desarrollos tecnológicos.

El texto, que abunda en múltiples referencias bibliográficas, es meritorio en cuanto al reconocimiento que hace de las fuentes y el trabajo de autores previos, invitando desde luego a ampliar y a conocer con mayor extensión la riqueza de las manifestaciones culturales aquí contenidas.

En la primera sección del libro, Winfield Capitaine establece las pautas de los orígenes del hombre en el ámbito mesoamericano; las trazas de la que ha sido considerada como la cultura madre, la cultura olmeca; la evidencia del intercambio entre culturas, así como sus paralelismos, y, sobre todo, la situación de las culturas huasteca y totonaca en el contexto amplio de la historia mexicana precolombina en relación a las culturas teotihuacana, maya o azteca.

Así, una reflexión importante que se desprende de este trabajo apunta al hecho de que conocer las relaciones entre estas culturas puede esclarecer la diversidad cultural que constituye nuestra propia identidad contemporánea.

Evitando en la medida de lo posible tecnicismos que pudieran dificultar la lectura y la comprensión de los aspectos básicos de estas culturas, el autor presenta con amenidad y en orden cronológico los principales centros ceremoniales, sus obras más importantes y los rasgos que las distinguen.

Como lo asienta Rubén Bonifaz Nuño en la presentación –no exenta de una prodigiosa poética–, el legado de estas culturas es numeroso en obras que “por su calidad artística única y por la hondura de sus expresiones conceptuales” tienen una significación universal, concluyendo que “las obras expuestas en este libro, creaciones de hombres que no precisaban de la escritura para comunicar su propia esencia, plasman en formas tangibles la concepción que ellos tenían de sí mismos y del mundo que gobernaban […] De este modo para nosotros, cada una de las piezas aquí en exhibición, desde las mínimas y quebradizas figuras en barro hasta aquellas que oponen a los siglos su incontrastable masa pétrea, se convierte en signo de un poderoso alfabeto, signo que en la infinidad de sus relaciones con los demás, integra una iluminación, afirmadoras del ser que somos”.

Además del prólogo y de una descripción sobre los aspectos geográficos y cronológicos de las culturas más importantes en Mesoamérica, que sirven de antecedente para el desarrollo de los contenidos centrales, Culturas del Golfo/Cultures of the Gulf se estructura en dos partes.

La primera de ellas contiene cuatro secciones culturales encabezadas por su ubicación, la denominación genérica que se ha dado a su cultura y sus principales núcleos de población; así, por ejemplo, se habla de los olmecas del sur de Veracruz y Tabasco, con especial hincapié en San Lorenzo y La Venta; se delimita el centro de Veracruz como geografía cultural de los totonacos, con especial atención a los asentamientos de El Tajín, Filobobos, El Pital y Cempoala; se agrega como geografía cultural a las nociones de la antropología clásica del Golfo de México la civilización que se asentó en las cuencas de los ríos Blanco y Papaloapan, asociadas con los sitios de La Mojarra y El Zapotal, y finalmente se puntualizan las singularidades de la cultura huaxteca, ubicada en el norte de Veracruz y parte de los actuales estados de Tamaulipas, San Luis Potosí e Hidalgo, con presencia en Castillo de Teayo, entre otros centros de población, todos ellos establecidos desde 100 a. C. hasta 1519 de nuestra era. Como apunta Winfield Capitaine en la página 21: “A través de estas páginas desfilan épocas, sucesos y tecnologías con las cuales el hombre transforma su ambiente; ideas científicas que intentan poner un orden social en el cosmos y la tierra, logros culturales que demuestran la perfecta adaptación del hombre mesoamericano a su entorno”.

A las descripciones y explicaciones sobre las teorías y los autores asociados a cada una de estas cuatro secciones culturales, se agrega un apéndice de gran interés sobre arqueoastronomía, así como sobre la llamada Estatuilla de Tuxtla, de Hugo Prestinary Canossa, autor fallecido a quien Winfield Capitaine rinde aquí un emotivo reconocimiento.

La segunda parte, intitulada “Anexo fotográfico”, constituye una especie de recorrido gráfico sobre algunas de las obras ya mencionadas en la primera parte, las que por su relevancia son reproducidas en color. Es el caso de la Estela de La Mojarra, las tumbas en Quiahuixtlan, la pirámide principal de Castillo de Teayo, la escultura monumental en barro del Mictlantecuhtli de El Zapotal, la extraordinaria figura sedente del Sacerdote de Las Limas –orgullo y portento escultórico que puede apreciarse en este recinto–, la emblemática talla de piedra de la Dualidad, la máscara con esgrafiado descubierta en Arroyo Pesquero, o bien la pirámide de Los Nichos en El Tajín.

En suma, este texto no pretende ser un compendio exhaustivo, pero sí una hermosa invitación a explorar sitios arqueológicos, museos y obras especializadas. Esperamos que el esfuerzo de Fernando Winfield Capitaine sea de interés para los lectores como una obra abierta a mayores hallazgos y descubrimientos.

Fernando Winfield Capitaine

* Winfield Capitaine, Fernando: Culturas del Golfo/ Cultures of the Gulf. Xalapa: Editorial Impresión Arte, 133 pp.