LA ESTADÍSTICA EN LA PERSPECTIVA
DE SU DESARROLLO.

Mario Miguel Ojeda

 

 

 

En este ensayo se presenta una caracterización de la estadística analizando su desarrollo como una disciplina pero también considerándola como una metodología. Se desarrolla un bosquejo histórico y se revisan una serie de hechos actuales que hacen evidente su importancia en el marco de la llamada sociedad del conocimiento y la información. Finalmente se anotan algunas líneas para su desarrollo futuro.

La estadística se estudia como una materia en muchos planes de estudio de las más diversas profesiones y forma parte de los programas de especialización y posgrado en las más diversas disciplinas. Es, de hecho, casi imposible que un profesional, técnico o científico no haya recibido en su formación al menos un curso de estadística.

Por otro lado, la estadística es en sí misma un disciplina, que muchos le dan el carácter de científica, aunque otros prefieren verla como una tecnología. Lo cierto es que hay profesionales de la estadística que trabajan en la academia o como consultores especializados en el uso de esta metodología.

Los académicos de la estadística se desempeñan en un marco de principios y lineamientos metodológicos enmarcados en una serie de fundamentos teóricos que se conectan con varias áreas de la matemática, destacando entre ellas la teoría de la probabilidad. A estos académicos, llamados los "estadísticos matemáticos", les ha correspondido impulsar el desarrollo de la llamada "ciencia estadística". Aunque la mayoría de las contribuciones y grandes avances en esta disciplina han estado asociados a la solución de problemas concretos, como por ejemplo el diseño y análisis de experimentos, los estudios epidemiológicos y el análisis de datos económicos, climatológicos, o todo lo relacionado con el diseño de sistemas de información, con los censos o con los estudios por muestreo.

Se acepta que la estadística tiene como finalidad coadyuvar al incremento del entendimiento, a promover el beneficio humano y mejorar la calidad de vida y bienestar por medio del avance del descubrimiento y uso efectivo del conocimiento derivado de datos.

Así, entonces, la estadística ha llegado a ocupar un amplio escenario en el desarrollo de la ciencia y la tecnología, pero también en las más diversas esferas de la vida cotidiana, incluidas la cultura y el deporte. En esta perspectiva podemos decir que es una disciplina que llegó para expandirse y para incorporarse a la cultura en la sociedad del conocimiento y la información.

Ante tal amplitud de áreas de desarrollo, definir la estadística se plantea como un reto muy difícil de lograr. De hecho debemos decir que existen cientos de definiciones (Gutiérrez-Cabría, 1994), la mayoría de las cuales son muy limitadas o son tan imprecisas que sólo sirven para dar una vaga idea de lo que la estadística en realidad es.

En este artículo se construye una caracterización amplia de la estadística, presentándola en su desarrollo histórico, en su conceptualización actual y en la perspectiva que tiene para el siglo XXI.

Bosquejo histórico
La estadística ha existido en formas sencillas desde el inicio de las civilizaciones; por ejemplo, los babilonios, los egipcios, los chinos, los mayas, los incas, y los griegos, por mencionar algunas culturas, recopilaban y analizaban datos de sus gobiernos utilizando algún tipo de estadísticas, que podríamos referir como rudimentarias.

Por otro lado, ya en la Edad Media se realizaron los primeros censos formales (en 1066 el censo de Inglaterra encargado por Guillermo I). Pero no es hasta el Siglo XVII que surge lo que podríamos llamar la "disciplina estadística", con el estudio de Grannt (1620-1674) sobre mortalidad en Londres, seguido del de Halley (1656-1742). Por estas épocas se inicia el desarrollo de las dos escuelas: la demográfica social y la enciclopédico matemática (García-Pérez, 1982). La primera culmina en la fundación de la demografía como disciplina, y la segunda deriva en la estadística en su concepción actual.

Ya en los siglos XVIII y XIX se tienen grandes contribuciones de matemáticos como Gauss (1977-1855), Poisson (1781-1840), Bayes (1702-1761), Galton (1822-1911) y Pearson (1857-1936), que permiten sentar las bases de una teoría que le da cuerpo a la estadística como una disciplina científica. Entre los desarrolladores de esta teoría podemos señalar a Neyman (1894-1981) y a Lehmann (1917- ) (Leiva-Sánchez, 2002).

Ronald Aylmer Fisher (1890-1962) es considerado el Padre de la Estadística Moderna, ya que realizó importantes contribuciones a la metodología estadística, que aunque fuertemente motivadas por problemas genéticos, biológicos y de la agricultura, pronto se usaron en la industria, en trabajos de investigación social y en general en todas las áreas donde se utiliza la experimentación y la observación científica. Fue él quien metió definitivamente a la estadística en el llamado "método científico" de las ciencias factuales.

Fue así que, durante las décadas de los treintas a los sesentas del siglo XX, se realizó una intensa actividad de investigación y aplicación en metodología estadística. Se introdujo la estadística en los centros de investigación y en la producción industrial, con lo que pronto apareció una comunidad de profesionales de esta disciplina. También se diseminó en las universidades, incorporándose a los planes de estudio de carreras como agronomía, biología, psicología, economía e ingeniería, entre otras. Aparecieron así los departamentos de estadística y los laboratorios de consultoría.

Para las décadas de los cincuentas y sesentas del siglo pasado la estadística ya tenía un reconocimiento amplio, pero se le concebía como una serie de arduas tareas de cálculo, vinculadas a complejas fórmulas. Y, en cierta medida, para la aplicación de muchas técnicas estadísticas así era.

Con la llegada y proliferación de las computadoras, las técnicas para el manejo y explotación de la información se hacen imprescindibles. Durante las décadas de los setentas, ochentas y noventas, la masificación de los paquetes computacionales estadísticos hizo que casi cualquier profesional o técnico tuviese la posibilidad de aplicar la estadística, sin tener necesidad de realizar tortuosos cálculos. Incluso, hoy en día, las técnicas y métodos más complejos requieren sólo minutos de procesamiento computacional. Además de que hay grandes facilidades de graficación, con lo que muchos análisis estadísticos se pueden realizar de manera interactiva.

Con esta perspectiva histórica, podemos concluir que la estadística es una disciplina que tuvo un desarrollo vertiginoso después de la década de los años treinta del siglo XX. Tal hecho sucedió fundamentalmente por tres razones:

1) Por la elaboración de una sólida teoría matemática, lo que permitió la construcción de metodologías para el diseño de estudios estadísticos y el análisis de los datos resultantes. Como consecuencia se promovió el uso de la metodología estadística para la resolución de una amplia gama de problemas en las más diversas áreas de la investigación y de los estudios técnicos y científicos.

2) Por la proliferación del cómputo electrónico y por el desarrollo de paquetes de programas para implementar los procedimientos numéricos, con lo que se logró que la aplicación de los métodos estadísticos se popularizara, generándose una amplia comunidad de usuarios de la metodología estadística, en prácticamente todas las ramas del conocimiento y las profesiones.

3) Por el desarrollo y promoción del paradigma cuantitativo en todas las áreas y disciplinas, con lo que los procesos de adquisición de nuevos conocimientos se caracterizaron a partir del uso de metodologías estadísticas, tanto en el diseño de los estudios factuales, como en la elaboración de las síntesis o inferencias.

Situación actual
La metodología estadística nos dota de una serie de principios, procedimientos, técnicas y métodos para realizar cuatro tareas fundamentales en la investigación y los estudios técnicos:
1. Obtener datos pertinentes de manera rápida y a costos bajos; 2. Una vez obtenidos los datos, proporciona los métodos para su organización y procesamiento, a fin de obtener de ellos la información requerida; 3. Proporciona los principios y métodos para que las conclusiones emanadas o acciones a seguir sean el producto de procesos de inducción válidos, que se obtengan de interpretaciones adecuadas de los resultados; y 4. Proporciona los principios y lineamientos para comunicar apropiadamente los resultados, conclusiones y recomendaciones, ya sea en el marco de un reporte, una presentación oral o un artículo científico.

También se le define como un campo de estudio al que le concierne la toma de decisiones en un marco de incertidumbre. En particular, el estudio de procesos inferenciales, especialmente la planeación y análisis de experimentos, encuestas y estudios observacionales, para lo que se desarrolla y utilizan técnicas para la colecta, análisis, presentación e interpretación de datos numéricos relacionados con colectivos (Sahai y Khurshid, 2002).

Así, los métodos y técnicas de la estadística ayudan a la realización de múltiples tareas en las organizaciones productivas y sociales, tanto en las empresas públicas como en las privadas; son la base para la realización de estudios técnicos e investigaciones que permiten la mejora de procesos de producción, de bienes y de servicios o el sustento de la toma de decisiones en las empresas u organizaciones de los más diversos giros.

La velocidad del desarrollo tecnológico, los volúmenes de nueva información y el avance vertiginoso de la ciencia, han generado una gran diversificación en las aplicaciones de la metodología estadística. Cada vez más disciplinas encuentran en los métodos estadísticos una opción para el adecuado planteamiento y solución de problemas específicos; hoy en día es más sencillo decir en qué no se aplica la estadística. Indudablemente la metodología estadística ha adquirido una importancia tal que el reconocimiento de esta disciplina es un asunto incuestionable, incluso a nivel mundial. Hoy en día la estadística tiene un lugar muy significativo en la sociedad. Algunos hechos que hacen evidente la veracidad de tal juicio se mencionan a continuación.

1) Los gobiernos nacionales y provinciales cuentan invariablemente con un sistema de estadísticas, que incluye aspectos como el demográfico, el económico y el social. La estadística llamada oficial ocupa un lugar importante en los esfuerzos de planeación, toma de decisiones e investigación de los procesos económicos y sociales de todas las naciones. Un indicador de esta importancia es el hecho de que la ONU cuenta con un comité especial de estadística, el cual apoya a los países miembros en el diseño y desarrollo de sistemas de información acorde a lineamientos internacionales.

2) Una diversidad amplia de estudios en ciencias económicas, empresariales y sociales, requieren del uso de métodos estadísticos; los estudios de opinión, de mercadotecnia, de dinámica financiera, de riesgos y toma de decisiones, por mencionar algunos, son estudios estadísticos. La estadística aplicada a los negocios, la economía y las ciencias sociales ocupa un lugar importante entre las áreas de la metodología estadística.

3) El desarrollo de medicamentos y nuevos productos y procedimientos tecnológicos, requiere de una fase de experimentación, que se conduce siguiendo los principios y métodos de la experimentación estadística. La normatividad establece que todos los nuevos desarrollos deben pasar una serie de pruebas de efectividad que se realizan sobre la base de ensayos y pruebas estadísticas. Mientras no se tenga evidencia estadística sobre un nuevo fármaco, éste no puede salir al mercado.

4) La mejora de la calidad y la productividad, tanto en procesos de manufactura como en los servicios, requiere de la metodología estadística. Recientemente la metodología estadística se ha hecho muy popular en su vinculación con el mejoramiento de la calidad; sin embargo, esto no es algo nuevo. Desde sus inicios, allá por la década de los treintas, el control de la calidad requirió de los métodos estadísticos. No por casualidad el que es considerado el Padre del Control de la Calidad (Edwards Deming) fue un estadístico. Hoy en día calidad, productividad y excelencia son términos que se asocian al uso de la metodología estadística.

5) La psicología y las ciencias de la educación utilizan la base metodológica de la estadística para los procesos de investigación aplicada, no sólo para monitorear programas en sistemas educativos sino para cualquier asunto relacionado con la evaluación y toma de decisiones.

6) Las ciencias biológicas y las disciplinas emergentes, como el desarrollo sustentable, o agroecosistemas, medio ambiente, cambio global y ecología, consideran a la metodología estadística como fundamental para la generación del conocimiento y para el diseño e implantación de estrategias de intervención. Hay una gran cantidad de estudios e investigaciones en estas disciplinas que sin la metodología estadística serían impensables.

7) La metodología estadística se considera ahora desde el nivel de enseñanza media y en la inmensa mayoría de carreras profesionales y técnicas se incluyen temas y materias que la tratan o que están relacionadas con ella. Sin duda, esto constituye un gran reconocimiento respecto a la importancia que esta disciplina tiene en la cultura general. Hay países en los que el pensamiento y los principios de la estadística se difunden desde el nivel primario y hay programas para difundir la cultura estadística entre la población en general. En México algunos conceptos estadísticos se estudian desde el nivel secundario, pero falta mucho por hacer en este rubro.

8) La estadística es una profesión reconocida y cada vez más los estadísticos ocupan los puestos que de acuerdo a su perfil les corresponden. En la industria, en los negocios, en la burocracia y en la academia hay cada vez más puestos laborales para estadísticos.

9) A nivel mundial se cuenta con una organización que integra a todas las asociaciones de estadísticos o profesionales que usan la estadística. Se realizan anualmente un gran número de congresos sobre temas generales y particulares, y se promueve el desarrollo de la disciplina en todos los sentidos.

10) El desarrollo de la tecnología de la computación y las telecomuni-caciones ha propiciado una amplia promoción de la metodología estadística. Hay necesidad de tener habilidades en el manejo de métodos y técnicas estadísticas para aprovechar mejor la tecnología. El software estadístico existente es diverso y para muchos tipos de público. En Internet hay una gran gama de información sobre la estadística y sus usos, y también la estadística ayuda para las tareas de gestión en el marco de la red de redes.

Perspectivas para el Siglo XXI
La estadística, en el marco de la sociedad del conocimiento y la información, tiene un gran porvenir en el Siglo XXI (Rao y Székely, 2000). Cada vez se abren más nichos de oportunidad para los principios, técnicas y procedimientos que forman el cuerpo de la llamada metodología estadística (Lent, 2002). A continuación se enlistan algunas líneas de desarrollo evidentes, que ya están tomando rumbo en los aspectos teóricos, metodológicos y de las aplicaciones.

1) El hecho de disponer de grandes volúmenes de datos hace que sea difícil extraer información precisa y útil a los propósitos del entendimiento de procesos y fenómenos complejos. Por tal motivo, los principios estadísticos acompañados de algoritmos computacionales "de aprendizaje y obtención de conocimiento" están dando origen a un área, que se prevé tenga gran dinamismo en los próximos años: la minería datos (data mining). De hecho ya en la actualidad se le cataloga como "la disciplina" para extraer información en grandes volúmenes de datos.

2) El desarrollo de la matemática numérica y el cómputo estadístico han encontrado una veta de posibilidades al promoverse los métodos computacionales para la inferencia, particularmente en el enfoque Bayesiano (Berger, 2002). Cabe hacer notar que esta vertiente explota la simulación y el llamado Método de Monte Carlo que permiten resolver problemas de cálculo de probabilidades que por la vía analítica o bien serían muy difíciles o imposibles. En este sentido la escuela de la inferencia estadística Bayesiana está ocupando un amplio espacio de los desarrollos de la ciencia estadística, y se prevé que muy pronto sea el enfoque dominante (http://www.bayesian.org).

3) La preocupación por propiciar la creación de una cultura estadística que forme parte de los elementos de la cultura general para las sociedades del conocimiento y la información, ha generado diversas iniciativas en la comunidad estadística, pero se prevé que en las próximas décadas sea una tarea más generalizada, que desde luego involucrará a los profesionales de la estadística, pero sobre todo a los administradores y actores de sistemas educativos y a los medios de comunicación masiva. Para una revisión de la perspectiva de esta línea ver Ojeda (2000) y Maxwell (1998).

4) La atención de la formación del pensamiento estadístico (Wild y Pfannkuch, 1999) en los profesionales que requieren de esta metodología es un tema que ocupa una creciente atención de los investigadores del área de educación estadística, y está propiciando la revisión a fondo de los contenidos de los cursos de estadística, pero sobre todo de los enfoques. Se prevé que en los próximos años la utilización de las tecnologías de comunicación y el enfoque del constructivismo influyan significativamente en esta área de desarrollo.

5) En la perspectiva de la especialización de técnicas para problemas específicos o para áreas disciplinarias particulares, se prevé que, casos como los de "la econometría", "la biometría", "la psicometría", etc., se multiplicarán dando origen a líneas de desarrollo independientes de la estadística.

Comentarios finales
En la sociedad estadounidense se han hecho proyecciones del Mercado ocupacional para los estadísticos en la concepción actual de la disciplina, y se pronostica incrementos bastante modestos (2.3 por ciento del 2000 al 2010), pero considerando la dinámica de desarrollo que hemos presentado se prevé que los estadístico estadounidenses del futuro tendrán muchos espacios laborales en las áreas de especialización y en los nuevos nichos que vislumbran (Lent, 2002). Para el caso de las sociedades en vías de desarrollo el futuro inmediato del mercado laboral para los profesionales de la estadística es mucho más halagador, ya que existe un déficit muy grande de estos profesionales; claro que harán falta preparados con una capacidad para adaptarse a los cambios vertiginosos que vivirá la disciplina.

Sin embargo, el punto más importante es que la estadística será parte de una nueva cultura que ya emerge con el inicio de este siglo: la de la sociedad de la información y el conocimiento, y en este sentido se diseminará con todas las implicaciones que conlleva.

Bibliografía:

Berger, O. (2002). Bayesian analysis: a look a today and thoughts of tomorrow. In STATISTICS IN THE 21ST CENTURY, Raftery, A.E., Tanner, M.A. and Wells, M.T. (eds.), Chapman and Hall, p.p. 275-290.
García-Pérez, A. (1982). EL MÉTODO ESTADÍSTICO. UNAM, México.
Gutiérrez-Cabría, S. (1994). FILOSOFÍA DE LA ESTADÍSTICA. Universidad de Valencia, España.
Leiva-Sánchez, V. (2002). ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LA ESTADÍSTICA: SU LLEGADA A LATINAMÉRICA. Datos, 22, 2-3.
Lent, J. (2002). A LOOK AT THE FUTURE JOB MARKET FOR STATISTICIANS. Amstat News, November, 25.
Maxwell, N. (1998). STATISTICS LITERACY. Springer Verlag, New York
Ojeda, M.M. (2000) LA ESTADÍSTICA EN LA SOCIEDAD ACTUAL. La Ciencia y el Hombre, 13(1), 49-54.
Raftery, A.E., Tanner, M.A. and Wells, M.T. (2002). STATISTICS IN THE 21ST CENTURY. Chapman and Hall, London.
Rao, C.R. and Székely, G.J. (eds.) (2000). STATISTICS FOR THE 21ST CENTURY. Marcel Dekker, New York.
Sahai, H. and Khurshid, A. (2002). Pocket Dictionary of Statistics. Mc Graw Hill, New York.
Wild, C.J. and Pfannkuch, M. (1999). STATISTICAL THINKING IN EMPIRICAL ENQUIRY. International Statistical Review, 67(3), 223-265.